Los equipos de rescate recuperaron hoy un segundo cadáver de un inmigrante en las costas de la isla de Lampedusa, donde este viernes se produjo el naufragio de una patera y que podría haber costado la vida a unas 50 personas.

Tras ser avisados con una llamada telefónica por uno de los inmigrantes que viajaban a bordo de la barcaza, la Guardia Costera italiana pudo rescatar a 54 indocumentados, quienes después aseguraron que en el barco viajaban cerca de un centenar de personas.

Hasta ahora no ha sido posible encontrar la embarcación y las autoridades barajan varias hipótesis sobre lo sucedido, entre ellas el naufragio o que los indocumentados fueran abandonados cerca de la pequeña isla de Lampione, perteneciente al archipiélago de las islas Pelagias, del que también forma parte Lampedusa.

En las operaciones de rescate trabajan varias lanchas de la Guardia de Finanzas (policía fiscal y de fronteras), varios medios aéreos y tres unidades militares de la OTAN.

Los supervivientes han contado, según los medios de comunicación, como durante el naufragio han perdido algunos de sus familiares, entre ellos varios niños y mujeres embarazadas.

Ahora las 54 personas que fueron rescatadas del mar, entre ellas una mujer embarazada, se encuentran en el centro de acogida de la isla siciliana, donde actualmente han sido alojados los 120 inmigrantes que han llegado en los últimos días a Lampedusa.

Por el momento, se cree que la embarcación salió de la ciudad de Sfax, en Túnez, el pasado jueves.