La película "Pietà", del realizador coreano Kim Ki-duk, se ha alzado hoy con el León de Oro, máximo premio de 69 edición de La Mostra de Venecia, cuyo jurado ha estado presidido por Michael Mann.

Ki-duk, que ya ganó el León de Plata por "Hierro 3" y que concursaba por cuarta vez en Venecia, ha dado el primer León de Oro a la cinematografía coreana con una violenta y poética parábola sobre cómo el capitalismo extremo pervierte las relaciones humanas.