José Pekerman y el combinado de Colombia recibieron una oportuna dosis de oxígeno con la goleada que le propinaron en la víspera a Uruguay por las eliminatorias mundialistas.

La derrota 1-0 contra Ecuador en Quito en la fecha anterior dejó al técnico argentino y al plantel en una situación comprometida, pero el panorama cambió radicalmente con el triunfo 4-0 del viernes en Barranquilla.

"Si mantenemos este rendimiento nos acercaremos al Mundial", expresó Pekerman, quien reiteró su convencimiento de que "Colombia puede derrotar a cualquier rival".

El estratega y sus jugadores quieren confirmar ese rendimiento el martes en su visita a Chile, donde no contarán con la ventaja del calor y la humedad que hicieron mella en el rendimiento de los charrúas.

Teófilo Gutiérrez logró un doblete, y Radamel Falcao y Camilo Zúñiga anotaron un gol cada uno en el triunfo del viernes.

"Victoria para volver a creer", encabezó el sábado el diario El Mundo, mientras que el periódico El Colombia tituló "Goles y fortaleza en el equipaje rumbo a Chile". "Colombia perforó el orgullo Charrúa", rotuló por su parte El Heraldo de Barranquilla.

Colombia trepó al quinto lugar con 10 puntos en seis partidos, a tres del líder Argentina y a dos de Chile.

Pekerman se abstuvo de anticipar si hará modificaciones contra Chile, mientras el mediocampista Freddy Guarín se recuperaba de un cuadro de virus que le impidió formar frente a Uruguay.

"No puedo ser definitivo (sobre la formación) y además el nivel individual ha sido muy alto, muy difícil pensar en cambios. Se evaluará el estado físico y es importante considerar que el partido ante Chile será diferente al de Uruguay. Chile no jugó y tendrá su ventaja... Definiremos (la nómina) casi al momento del partido", dijo.

"No regalaremos nada a Chile", advirtió el zaguero Cristian Zapata.

Pekerman pidió controlar la euforia que desató la exhibición frente a Uruguay, cuarto en el Mundial de Sudáfrica y monarca de la Copa América.

"Demasiada euforia en ocasiones hace daño, los goles dan confianza, pero ante Uruguay en ningún momento Colombia entró en exceso de confianza y eso es muy importante", advirtió en la antesala del viaje a Santiago. "Tenemos que saber que esto (un alto nivel) no será siempre así, desgraciadamente no es fácil mantenerlo, requiere de mucha concentración y trabo".