Los ministros de Exteriores de Pakistán y la India acordaron hoy seguir impulsando la mejora de la difícil relación bilateral y anunciaron varios pactos como la liberalización del régimen de visados para cimentar este acercamiento.

La jefa de la diplomacia paquistaní, Hina Rabbani Khar, y su homólogo indio, S.M. Krishna, se reunieron en Islamabad, tras lo cual aplaudieron el "cambio" en la atmósfera y abogaron por abandonar la histórica "narrativa" de confrontación.

"Desde el último año se ha demostrado que hay un compromiso por cambiar la actitud. Hemos presenciado una gran mejoría en nuestras relaciones", dijo Khar en una rueda de prensa conjunta.

La titular paquistaní de Exteriores mantuvo que "durante 65 años" los dos países han puesto empeño en crear "una narrativa de secuestro" de las relaciones y deslizó que es el momento de "mirar con una lente distinta".

"Queremos forjar un futuro distinto, que esté centrado en la gente", afirmó la joven Khar, que se mostró entusiasta y efusiva en su alocución ante la prensa.

Más cauto pero también con constantes palabras de tono conciliador se mostró Krishna, que describió los contactos mantenidos con las autoridades paquistaníes durante su visita como "cordiales, francos, positivos y productivos".

"Estamos comprometidos a avanzar para abrir nuevos capítulos de paz y cooperación", subrayó el ministro indio de Exteriores, que dijo haber observado "un cambio positivo en el ambiente" en comparación con su anterior visita a Pakistán, en 2010.

Entonces, las partes arrastraban la tensión de meses muy complicados tras la ruptura del diálogo formal por parte de Nueva Delhi a consecuencia de un ataque múltiple cometido por un comando terrorista paquistaní en la ciudad india de Bombay en 2008.

Este proceso fue retomado, no obstante, el año pasado y en los últimos meses se han intensificado los contactos bilaterales y se han concretado diversas medidas de confianza destinadas a fortalecer las relaciones.

Los gobiernos firmaron hoy, en este sentido, un acuerdo de cooperación cultural y otro de liberalización del régimen de visados, unas iniciativas que se unen a la decisión meses atrás de Islamabad de abrir las fronteras a muchos más productos indios.

"A finales de este año veremos una normalización del comercio. Trataremos a los comerciantes de la India de la misma manera que a los de otros países", dijo la ministra paquistaní.

Pese al tono benévolo de sus discursos, los jefes de las respectivas diplomacias no se olvidaron tampoco de los asuntos espinosos que dividen a sus países, que mantienen una enconada rivalidad desde su independencia del Imperio Británico, en 1947.

Khar mantuvo que para "sostener" el acercamiento es "importante" un "progreso simultáneo en todos los asuntos", e hizo hincapié en la región de Cachemira, que ambas potencias nucleares se disputan desde la partición del subcontinente y ha sido objeto de dos guerras.

El septuagenario Krishna, por su parte, abundó en el "compromiso" no cumplido de Islamabad de llevar ante la justicia a todos los responsables del mencionado ataque de Bombay que se hallan en su territorio.

El Tribunal Supremo indio ratificó recientemente la pena capital contra el único terrorista capturado con vida, Ajmal "Kasab", pero una corte paquistaní lleva desde hace tres años, sin progresos, otro juicio en el que ni siquiera está imputado el supuesto cerebro de la operación.

Krishna, que durante sus dos días en Islamabad se ha reunido con el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, y con el primer ministro, Rajá Pervez Ashraf, se desplazará mañana a la ciudad de Lahore para continuar con su ronda de contactos en Pakistán.

El diplomático indio recibirá a Khar en Nueva Delhi en 2013 en una fecha aún sin concretar, aunque antes de ello se baraja la posibilidad de que pise suelo paquistaní el jefe del Gobierno indio, Manmohan Singh.

HASH(0x8a8e954)

Pau Miranda