El presidente Barack Obama afirmó el sábado que los republicanos están "completamente equivocados" al decir que Estados Unidos es un país en decadencia, y fustigó a los "negativistas" que se empeñan en resaltar la gigantesca deuda de la nación y su débil crecimiento económico.

Obama y su rival republicano Mitt Romney intentan sacar ventaja, por mínima que sea, en el periodo posterior a las respectivas convenciones de sus partidos en algunos de los estados más disputados, etapa que marca el inicio de la recta final de los últimos 60 días antes de los comicios.

El presidente demócrata afirmó en un animado mitin que en estas elecciones está en juego la "oferta básica" de Estados Unidos, la promesa de que "si se trabaja duro habrá beneficios". Prometió hacer más accesible la enseñanza universitaria, reducir la dependencia del petróleo extranjero y disminuir los déficit presupuestarios "sin tocar a la clase media" en caso de ser reelegido para un segundo mandato.

Romney, que pasó gran parte de la semana preparándose para los debates y con un bajo perfil durante la Convención Nacional Demócrata, acudirá a un mitin en Virginia Beach y visitará una de las carreras del circuito NASCAR en Richmond, la capital de Virginia.

Florida y Virginia son dos de un puñado de estados que podrían resultar decisivos en el resultado de las elecciones.

Obama echó mano del optimismo en tiempos difíciles al estilo de su antecesor republicano Ronald Reagan e insistió a la audiencia que gran parte de todo lo que conforma Estados Unidos está básicamente bien.

"Cuando nuestros oponentes dicen que este país va en decadencia están totalmente equivocados", indicó el mandatario. "Esto es Estados Unidos. Seguimos teniendo los mejores trabajadores del mundo y los mejores empresarios del mundo. Tenemos los mejores científicos y los mejores investigadores. Tenemos las mejores universidades y centros de estudios".