El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recordó hoy a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2011 cuando se acerca el undécimo aniversario y señaló que el país ha salido fortalecido tras la muerte de Osama Bin Laden.

"La última década ha sido difícil, pero conjuntamente, hemos salido reforzados como nación. Nos enfrentamos a Al Qaeda, minamos su liderazgo, y les pusimos en la senda de la derrota (...) Osama Bin Laden no será ya una amenaza para EEUU", indicó Obama en su discurso radiofónico de los fines de semana.

"En vez de separarnos del mundo, hemos fortalecido nuestras alianzas a la vez que mejoramos nuestra seguridad aquí en casa. Como estadounidenses, rechazamos vivir con miedo", agregó.

Por eso, dijo, "hoy, una nueva torre se eleva en el perfil de Nueva York. Y nuestro país es más fuerte, más seguro y más respetado en el mundo".

Además, aseguró que EEUU ha "resistido la tentación de ceder a la desconfianza y la sospecha" y reiteró que el país está en guerra con Al Qaeda y sus socios, pero "nunca contra el Islam u otra religión".

"Nuestra libertad y diversidad nos hace únicos, y será siempre central en lo que somos como nación", aseveró.

Asimismo, Obama señaló que es "un momento para recordar" las casi 3.000 víctimas mortales y homenajear a los equipos de rescate y a los militares que operan en el extranjero.

El presidente declaró ayer viernes tres jornadas, hasta el domingo, como "días nacionales de rezo y recuerdo" por las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en las Torres Gemelas de Nueva York, el Pentágono en Washington y los pasajeros del vuelo 93 de United en Pensilvania.