La selección chilena de fútbol se fogueó el sábado contra un equipo Sub20 con la mente puesta en la goleada que su próximo oponente Colombia le asestó a Uruguay en las eliminatorias mundialistas.

Para contrarrestar el buen juego de los cafeteros, cuyo arribo a Santiago era esperado para la noche del sábado, el técnico Claudio Borghi procura anular el juego aéreo de sus rivales, según se pudo apreciar en las prácticas.

Además, Borghi tendrá que cuidarse del peligroso contragolpe colombiano, encabezado por la dupla de Radamel Falcao y Teófilo Gutiérrez, autores de tres de los cuatro goles en el triunfo del viernes 4-0 sobre la Celeste en Barranquilla.

Tras el entrenamiento sabatino con un equipo Sub20 de Colo Colo, Borghi defendió su decisión de colocar en la posición de líbero al volante Arturo Vidal, quien inicialmente se resistía a ocupar esa posición en la zaga.

Dijo que Vidal es un jugador que le da posibilidades de jugar en diversas posiciones. Además, señaló que el lateral y volante Mauricio Isla está en perfectas condiciones, tras recuperarse de una operación de ligamentos en febrero.

"Está bien, falto de fútbol como podría suponerse, pero en líneas generales está bien", dijo.

Pero no confirmó su titularidad el martes, aunque Isla ha jugado en los partidos de entrenamiento con los titulares.

En cuanto a Colombia, elogió al equipo de José Pekerman y señaló que lo vio más ofensivo, aunque precisó que "fue un partido bastante agradable, hizo goles en minutos claves, presentó una alineación quizás más ofensiva de lo que venía haciendo antes".

Agregó que "no creemos que jueguen exactamente igual con nosotros, pero vamos a ver qué presentan cuando lleguen a Chile".

La práctica se realizó en la cancha del estadio Monumental de Colo Colo, donde el martes a las 16.30 horas se disputará el encuentro.

Tras la disputa el viernes de la séptima fecha de las eliminatorias sudamericanas, en la que Chile quedó libre, la Roja se encuentra en el segundo lugar con 11 puntos.