Un total de 26 rebeldes kurdos han muerto en el gran operativo que el Ejército turco realizó durante los últimos cuatros días en los montes de Kato, en el sureste de Turquía, informaron hoy las autoridades locales.

En un comunicado del gobierno regional de la provincia turca de Sirnak señala que la ofensiva contra el ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), que comenzó el pasado 3 de septiembre tras el ataque sangriento de Beytussebap, terminó anoche.

En ese incidente, durante el cual los guerrilleros intentaron secuestrar al alcalde de la ciudad, murieron diez soldados turcos, siete resultaron heridos, mientras que tres atacantes fueron abatidos en la respuesta inicial del ejército.

La ofensiva contra el PKK se realizó con la participación de la aviación turca, que utilizó aviones de combate y helicópteros.

Dos soldados murieron y cinco resultaron heridos, agregó el Gobierno de Sirnak, donde se produjeron los enfrentamientos.

Unos 2.000 soldados participaron en el operativo de búsqueda de unos estimados cien guerrilleros en los montes de Kato, situados cerca de Beytussebap.

El PKK inició su lucha armada en el año 1984 a favor de más autodeterminación para los estimados doce millones de kurdos en el país eurasiático.

Desde entonces han muerto ya más de 45.000 personas en esta guerra no declarada entre los guerrilleros del PKK y las diferentes fuerzas del orden turcas.

Por fuertes tensiones en la vecina Siria, donde también vive una importante minoría kurda, el PKK ha aumentado en los últimos dos meses sus ataques, centrados en los localidades del sureste de Turquía, donde trata poner parte del territorio bajo su control.