Los rebeldes sirios derribaron hoy un helicóptero militar en Damasco, mientras prosiguieron los bombardeos de las fuerzas del régimen en otras zonas de Siria en los que murieron al menos 47 personas, informaron grupos de la oposición siria.

Los Comités de Coordinación Local y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos señalaron en sendos comunicados que los insurgentes derribaron el aparato en el barrio damasceno de Al Tadamun, escenario a su vez de un intenso bombardeo aéreo.

Asimismo, los Comités denunciaron que al menos unas 47 personas murieron hoy en ataques por aire y tierra en todo el país, la mayoría en la provincia de Rif Damasco, próxima a la capital.

En esa misma provincia, cinco cadáveres de personas ejecutadas en un puesto de seguridad, y otros cuatro cuerpos maniatados y con signos de torturas fueron hallados en la localidades de Duma y Al Mademiya, respectivamente.

Las demás víctimas mortales se registraron en las provincias de Alepo (norte), Homs (centro), Latakia (norte), Idleb (norte), Deraa (sur) y Deir el Zur (este).

Por otra parte, el Observatorio y la Comisión General de la Revolución Siria destacaron que la principal tubería de agua potable que abastece a la ciudad de Alepo fue bombardeada, por lo que han quedado inundados los barrios Al Midan y Bustan al Basha.

Además, cazabombarderos y helicópteros militares bombardearon los barrios de Suleiman al Halabi, Al Aarqub y Al Sujur, también en Alepo.

Los grupos opositores denunciaron que las fuerzas leales al régimen sirio irrumpieron en el hospital Basel, en el campo de refugiados palestinos de Yarmuk, en Damasco, en busca de rebeldes heridos durante los combates en la vecina área de Al Tadamun.