El vicepresidente ecuatoriano, Lenin Moreno, defendió hoy el asilo otorgado al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, y dijo que eso quedó claro durante la visita que efectuó la semana pasada a Londres, cuyo Gobierno ha impedido la salida del exhácker australiano del país porque quiere extraditarle a Suecia.

Moreno, en el informe habitual sabatino del Gobierno, que por esta ocasión fue dirigido por él, ya que el presidente Rafael Correa está de vacaciones, remarcó que el asilo es un derecho soberano de Ecuador, independientemente de lo que se opine sobre la persona beneficiaria de ese estatus.

Asimismo, recordó que el Ministerio de Asuntos Exteriores británico, a mediados de agosto pasado, envió una comunicación a Ecuador en la que advertía con la posibilidad de irrumpir en la Embajada ecuatoriana en Londres para arrestar a Assange y extraditarle a Suecia, con base en una legislación interna.

Dijo que durante la entrevista que mantuvo la semana pasada con el jefe de la diplomacia británica, William Hague, él le ratificó que el Reino Unido no podía irrumpir en la legación diplomática, porque ello supondría una violación del derecho internacional.

"Ecuador, independientemente de cualquiera que sea el criterio que tengamos del señor Assange, tiene el derecho de acoger a cualquier persona dentro de su territorio, que es (también) su Embajada en cualquier lugar del mundo", sostuvo Moreno.

Enfatizó en que todos los países "tienen la obligación de respetar esa soberanía" de la que gozan las sedes diplomáticas, por lo que se congratuló de que el Reino Unido haya ratificado que no apelará a un eventual uso de la fuerza.

Moreno no quiso expresar su criterio sobre Assange, pero dijo que no es "muy partidario de que el fin justifica los medios. Pero bien, ahí está el señor Assange protegido por el Ecuador, decisión soberana del país e Inglaterra está respetándolo, no faltaba más", apuntó.

Recordó que con Hague conversó para que el tema Assange se trate "al más alto nivel" y sean el presidente ecuatoriano y el primer ministro británico, David Cameron, los que dialoguen sobre el tema, "como debe ser".

Julian Assange se encuentra desde junio pasado en la Embajada ecuatoriana en Londres para evitar su extradición a Suecia, donde la justicia lo investiga por denuncias de supuestos abusos sexuales en su contra, que él niega.

El exhácker australiano teme que si va a Suecia, ese país lo termine por extraditar a Estados Unidos, donde podría ser condenado a la pena de muerte o cadena perpetua, por haber filtrado cables diplomáticos que han desnudado prácticas reprochables de la política exterior de ese país.

Ecuador ha pedido al Gobierno británico que entregue un salvoconducto a Assange para que pueda salir sin problemas de su Embajada en Londres y acogerse al derecho de asilo concedido, aunque Londres asegura que lo detendrá porque tiene la obligación de extraditarle a Suecia.

El Gobierno ecuatoriano, que ha anunciado que retomará el diálogo con el Reino Unido y Suecia para buscar soluciones al caso Assange, ha propuesto que Londres entregue un salvoconducto al fundador de WikiLeaks o que Estocolmo dé garantías que no lo extraditará a un tercer país.