El Ejército egipcio informó hoy que ha matado a 32 supuestos criminales en la operación iniciada el pasado agosto, tras el ataque que causó la muerte de 16 policías y militares egipcios en la península del Sinaí.

El portavoz de las Fuerzas Armadas, coronel Ahmed Mohamed Ali, señaló en una rueda de prensa que durante la llamada operación "Sinaí", aún en marcha, se registraron enfrentamientos entre "elementos criminales" y las fuerzas del orden.

En esos choques, 32 supuestos criminales perdieron la vida y otro resultó herido, según el portavoz del Ejército, que agregó que varias decenas de sospechosos fueron detenidos para que comparezcan ante la Justicia, aunque 20 de ellos fueron luego liberados.

Asimismo, fueron arrestados algunos cabecillas de estos supuestos grupos como el identificado como Hamada Abu Shita, que había sido previamente condenado.

Frente a estas muertes y detenciones, el Ejército egipcio calculó que hay entre 400 y 600 criminales en la zona, algunos de ellos dedicados al contrabando de drogas.

Las Fuerzas Armadas egipcias comenzaron la campaña en el Sinaí en colaboración con la policía y los jefes tribales con el objetivo inicial de recuperar el control de la seguridad en la zona, después del citado ataque ocurrido el pasado 5 de agosto contra un puesto de control cerca de la frontera con Gaza.

La primera etapa de la operación, indicó Ali, culminó el pasado 30 de agosto y al día siguiente comenzó una segunda fase centrada en "erradicar totalmente los focos de los elementos criminales" en el Sinaí.

"Hubo coordinación con Israel respecto al despliegue militar en la zona", aseguró el portavoz militar, que expresó el compromiso de Egipto hacia los acuerdos internacionales "sin que afecten a la seguridad del país", en alusión a los acuerdos de Camp David que ambos países firmaron en 1978 y que estipula la colaboración para garantizar la seguridad en el Sinaí.

El coronel egipcio apuntó además que las investigaciones sobre la autoría del ataque que acabó con la vida de los soldados y policías egipcios están en manos de los órganos competentes, por lo que evitó dar ninguna información al respecto.

Durante la citada operación, las Fuerzas Armadas egipcias dijeron haber destruido 31 túneles subterráneos fronterizos con la franja de Gaza, aunque calcularon que en total hay unos 225 que tienen entre 500 y 700 ramificaciones.

La dificultad para hallar estos pasos, destacó Ali, radica en que generalmente comienzan o terminan dentro de viviendas privadas y otros edificios a ambos lados de la frontera.

Los miembros del Ejército y de seguridad se incautaron de aparatos de comunicación y armas como fusiles de francotiradores, lanzagranadas, munición de artillería o baterías antiaéreas, mientras que hubo personas que también entregaron sus armas, añadió el responsable de Información del Ejército.

En los últimos meses, la península del Sinaí se ha convertido en un foco de inestabilidad y escenario de distintos ataques contra policías y gasoductos, actos de contrabando y secuestros.