La comunidad cubana en Miami conmemoró hoy los 400 años del hallazgo de la Virgen de la Caridad del Cobre en Cuba con un acto religioso y un concierto en el que participaron diversos artistas locales.

La Virgen, patrona de Cuba, fue trasladada por mar mediante una flotilla desde la Ermita de la Caridad, su santuario en esta ciudad estadounidense, hasta el American Airlines Arena, atravesando la bahía de Biscayne.

Una vez en tierra fue recibida por una banda de músicos jóvenes del colegio jesuita de Belén y otros adolescentes la llevaron en hombros al interior del American Airlines Arenas donde el arzobispo de Miami, Thomas Wenski, presidió la misa en tributo a "Cachita", como la llama los cubanos.

En su recorrido, observado en pantallas gigantes desde el American Airlines Arena, la imagen religiosa se colocó en la entrada de la Torre de la Libertad, un edificio emblemático que simboliza el comienzo de la emigración cubana a Estados Unidos.

En la torre, donde las autoridades estadounidenses tramitaron la entrada de casi medio millón de cubanos en la década de los años 60 y 70, se pidió por la libertad de Cuba y de otros países.

Tras la misa, a la que asistieron cientos de personas incluyendo de otras nacionalidades, se inició un concierto con la participación de cantantes como Albita Rodríguez, Roberto Torres y Carlos Oliva.

El rector de la Ermita de la Caridad, reverendo Juan Rumín Domínguez, dijo a Efe que esta celebración tiene "gran significación para nuestro pueblo, puesto que la Virgen de la Caridad ha sido siempre símbolo de unidad del pueblo cubano".

"Estamos celebrando que la Virgen nos ha acompañado a lo largo de toda nuestra historia y también acompañó a parte de ese pueblo que tuvo que salir de Cuba buscando libertad. Es por eso que esa devoción ha llegado al sur de Florida y nos une a pesar de que estamos separados por el mar y por ideas", enfatizó a Efe.

Según la leyenda, la imagen de la llamada "virgen peregrina", apareció por primera vez en 1612 ante tres buscadores de sal que la vieron flotando en las aguas de la bahía oriental de Nipe, en Cuba, sobre una tabla que decía: "Yo soy la Virgen de la Caridad".

En Cuba, la imagen religiosa se venera en la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre en la provincia de Santiago de Cuba.

La tradición de llevar a la Virgen de la Caridad del Cobre por las costas de Miami tuvo sus inicios en los años de la década de los años 70, cuando era trasladada por la bahía de Biscayne en bote desde la Ermita hasta el Miami Marine Stadium en Virginia Key, donde solía celebrarse su fiesta el 8 de septiembre, según la Ermita de la Caridad.

Cuando el poderoso huracán "Andrew" destruyó el Marine Stadium en 1992, el evento se realizó en el hipódromo de la ciudad de Hialeah y la virgen era traslada por helicóptero.

"Esta Arquidiócesis de Miami, con tan sólo tres años de existencia, el 8 de septiembre de 1961, celebraba la fiesta de la Virgen de la Caridad ante 30.000 exiliados cubanos, en una misa presidida por su primer pastor, el Arzobispo Coleman F. Carroll", indicó la Ermita de la Caridad en un comunicado.

Ese arzobispo junto con el monseñor Bryan O. Walsh acogió a más de 14.000 niños de Cuba entre 1960 y 1962 en la llamada "Operación Pedro", considerada el mayor éxodo infantil del siglo XX en Occidente que se efectuó poco tiempo después del triunfo de la Revolución cubana.

Ese mismo día, el 8 de septiembre de 1961, llegaba de Cuba la imagen de la Virgen de la Caridad "que presidió la celebración y ha acompañado a su pueblo durante este medio siglo, primeramente visitando los campamentos de niños que llegaban sin familia, después en la parroquia de San Juan Bosco y, finalmente, en la obra del Santuario desde 1967 en que comenzó".