El defensor argentino Nicolás Burdisso se siente profundamente agradecido con la Roma por haberle prolongado el contrato cuando venía saliendo de una operación de la rodilla.

"He apreciado mucho el gesto de los dirigentes que el año pasado, inmediatamente después de la operación de la rodilla, me propusieron prolongar el contrato", señaló en una entrevista que publicó el sábado el Corriere dello Sport.

Destacó que es "una demostración de estima que no olvidaré, a pesar que fui yo el que le pedí postergar" la renovación, manifestó el jugador.

El zaguero de 31 años llegó a la Roma en 2009 procedente del Inter.

De todos modos, declinó pronunciarse sobre la posibilidad de concluir su carrera en la Roma.

"No me gustan estos anuncios porque en el fútbol las cosas cambian, a lo mejor en 2014, cuando se termina mi contrato, será el club que no querrá que siga porque no he merecido continuar", comentó.

Dijo que el atacante que lo ha hecho sufrir más es su compatriota Diego Milito, del Inter: "Es un fenómeno, un atacante que se debería estudiar en las escuelas del fútbol".

A su juicio, la Roma debe luchar por el scudetto, aunque reconoció que Juventus, el actual campeón, "es el favorito".