El diplomático canadiense Mojtar Lamani, de origen marroquí, será el encargado de dirigir la oficina del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, en Damasco, anunció hoy Naciones Unidas.

"Lamani lleva una rica experiencia a su puesto, ya que ha ocupado un amplio abanico de cargos diplomáticos", señaló en un comunicado el portavoz de Brahimi, Ahmad Fawzi, quien también destacó las "varias posiciones académicas" que ha desarrollado en distintos institutos de opinión canadienses.

La ONU recordó precisamente que el elegido como representante de Brahimi en Siria fue representante de la Organización de la Conferencia Islámica ante la ONU de 1998 a 2002, y también enviado especial de la Liga Árabe para Irak en 2006 y 2007.

Lamani estará al frente de la oficina política que Naciones Unidas decidió abrir en Damasco después de la salida de los observadores internacionales, con la intención de dirigir los esfuerzos mediadores hacia una solución política para un conflicto que se ha cobrado la vida de más de 15.000 personas desde 2011.

La ONU evitó, sin embargo, explicar las funciones concretas que tendrá Lamani y el portavoz del organismo, Martin Nesirky, reconoció ante la prensa que todavía era pronto para divulgar "muchos más detalles" sobre la labor que desarrollará en Siria.

En cualquier caso, Lamani se convierte en una de las principales herramientas de Brajimi en sus esfuerzos mediadores después de que el pasado 1 de septiembre asumiera el cargo de enviado especial para Siria en sustitución del ghanés y ex secretario general de la ONU Kofi Annan.

Annan dimitió en agosto ante la negativa de las partes a cumplir con sus compromisos y ante la parálisis que afecta al Consejo de Seguridad de la ONU.

En su comparecencia habitual ante la prensa, Nesirky reiteró este viernes una vez más el llamado del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para que se frene "la militarización" del conflicto en Siria y volvió a subrayar que "el envío de armas a cualquiera de las partes no ayuda en nada" a alcanzar una solución al conflicto.

El nombramiento de Lamani coincidió con un nuevo día de violencia en Siria, donde el Ejército intensificó sus operaciones y se enfrentó a los rebeldes en distintas zonas de Damasco, entre ellas el campamento de refugiados palestinos de Al Yarmuk, indicaron fuentes opositoras y gubernamentales.

Además, al menos cinco policías murieron y varias personas mas resultaron heridas al explotar hoy una motocicleta bomba a las afueras de una mezquita en la capital, mientras que un coche bomba estalló hoy cerca del Ministerio sirio de Información.

Naciones Unidas también reveló que 2,5 millones de sirios necesitan ayuda humanitaria urgente como consecuencia de la guerra civil. EFE