El ministro británico de Exteriores, William Hague, ha llamado hoy a la Unión Europea a endurecer nuevamente sus sanciones contra Irán para seguir presionando al régimen por su programa nuclear.

"Creo que es necesario aumentar la presión, intensificar las sanciones", ha declarado Hague a su llegada a una reunión en Chipre con el resto de responsables de Exteriores de los Veintisiete países comunitarios.

El ministro británico ha asegurado que las medidas impuestas hasta ahora -entre las que figura desde este verano un embargo completo a las importaciones petroleras- "están teniendo un impacto" y deberían complementarse con más acciones.

Según Hague, el dossier nuclear iraní es un asunto "vital", que debe ser gestionado por la vía pacífica, a través de sanciones, "y también negociaciones".

La jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton, representa al Grupo 5+1 (los miembros permanente del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) en las discusiones con Irán, que a lo largo de este año han logrado pocos avances.

Ashton mantuvo su último contacto con Teherán a principios de agosto y tenía previsto volver a conversar estos días con el jefe negociador iraní, Said Jalili, entrevista que por ahora no se ha producido.

Según dijo Ashton a su llegada al encuentro con los ministros europeos, hoy presentará a los Veintisiete su opinión sobre cuáles deben ser los próximos pasos.

La UE sigue esperando que Irán acceda en las negociaciones a poner sobre la mesa pruebas claras de que su programa nuclear no tiene fines militares.

Entre otras cosas, las potencias occidentales exigen a Irán que cese el enriquecimiento de uranio al 20 % y saque sus reservas de este material al extranjero, algo a lo que los iraníes se oponen, pues afirman que lo precisan para su reactor de uso médico de Teherán, que produce isótopos radiactivos para tratar a 800.000 enfermos.

El uranio enriquecido al 20 % no es útil para fabricar armas atómicas, que lo precisan al 90 %, pero algunos países creen que Irán lo podría usar como precursor para un posterior enriquecimiento.