El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, de visita en Azerbaiyán, declaró hoy que la alianza no recurrirá a una intervención militar en Siria y descartó comparaciones con Libia al respecto.

"Libia y Siria son dos casos diferentes. En Libia contábamos con el firme mandato de la ONU y el apoyo de los países de la región para proteger al pueblo libio (...) En Siria la mejor opción es una solución política", dijo Rasmussen en un discurso ante estudiantes de la Academia Diplomática de Azerbaiyán.

Con todo, no descartó la intervención en caso de que Turquía, miembro de la OTAN, sea amenazada por Siria.

"Turquía es nuestro aliado y estamos dispuestos a protegerla en caso de necesidad", subrayó.

Turquía acoge a decenas de miles de refugiados sirios en su territorio, entre ellos a cientos de militares, incluyendo numerosos generales.

Siria y Turquía mantienen relaciones tensas, mientras Damasco acusa a Estambul de apoyar y acoger a los rebeldes sirios.

Azerbaiyán es el último país en la gira caucásica de Rasmussen, quien ya visitó la vecina Armenia y Georgia.