Al menos 18 supuestos rebeldes kurdos han muerto en una operación que el Ejército turco desarrolla cerca de la ciudad de Beytussebap, donde hace cinco días fueron asesinados 10 soldados, según ha informado hoy la agencia de noticias privada Dogan.

El Ejército turco, con el apoyo de fuerzas aéreas, realiza una operación contra un grupo de guerrilleros del ilegal Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en la montaña de Kato, cerca de Beytussebap.

Se trata de una reacción al ataque perpetrado el pasado día 3 por el PKK contra varias posiciones militares en el centro de la citada localidad, aparentemente con el objetivo de controlarlas y de secuestrar al gobernador de la ciudad, y en el que murieron 10 soldados y otros 7 resultaron heridos.

Los cadáveres de tres supuestos miembros del PKK también fueron hallados tras el ataque en el centro de Beytussebap.

Según Dogan, mientras la operación militar en la montaña de Kato sigue en curso, los restos de los 18 guerrilleros serán trasladados al Hospital Estatal de Beytussebap.

En el marco de la misma operación, en un tiroteo con rebeldes kurdos, ayer murió un sargento del Ejército.

En otro incidente, en la provincia de Hakkari, en el sureste de Turquía, murió un guardia paramilitar cuando un grupo de rebeldes supuestamente del PKK atacó un puesto militar en construcción, cerca de la ciudad de Yuksekova.

Durante los dos últimos meses, a raíz de la guerra civil en Siria, donde también vive una importante minoría kurda, los ataques del PKK se han intensificado y con frecuencia se dirigen contra centros de ciudades, con el aparente objetivo de conseguir el control de algunas zonas.