Lufthansa y el sindicato de tripulantes de cabina acordaron el viernes someter su disputa salarial al arbitraje tras la huelga de auxiliares en los aeropuertos del país, que había obligado a la aerolínea a cancelar cientos de vuelos.

Los empleados paralizaron sus labores durante 24 horas a partir de la medianoche del jueves debido a su enfrentamiento con Lufthansa, que tiene dificultades para competir con las aerolíneas de bajo costo de Europa y las de propiedad estatal en el Golfo Pérsico.

La huelga es la más prolongada de las tres ocurridas la última semana tras el rompimiento de las negociaciones contractuales que habían durado 13 meses, entre Lufthansa y el sindicato UFO. La ruptura siguió a numerosas discrepancias salariales.

El sindicato exige además que la aerolínea acepte no efectuar subcontrataciones o utilizar empleados temporales en tripulaciones en cabina.

En la noche del viernes, empresa y sindicato decidieron bajarle de tono a la disputa. Acordaron emprender un proceso de arbitraje, proceso que impedirá nuevas huelgas a partir del sábado hasta que ambas partes decidan si aceptan o rechazan el resultado, informó Lufthansa.

La aerolínea dijo en un comunicado que tanto la compañía como el sindicato tienen previsto acordar a fines de la semana la parte que fungirá como árbitro.

Empresa y sindicato parecían avenirse de nuevo a la mesa de las negociaciones. El presidente del UFO, Nicoley Baublies, dijo el viernes que había conversado durante la noche con la empresa en tanto que el sindicato no efectuaría más huelgas de inmediato, lo cual dará a "Lufthansa una pausa para la reflexión".

Unas horas después, Lufthansa anunció públicamente una concesión al sindicato. Señaló que dejaría de emplear asistentes de vuelo contratados de manera externa en Berlín, uno de los aspectos objetados por el UFO, y concederá a esos empleados en 2013 categoría de trabajadores de Lufthansa.

El director general, Christoph Franz, señaló que este compromiso constituía un "gran avance" y expresó confianza en que contribuya a que el sindicato emprenda "conversaciones constructivas".

___

Christoph Noelting en Francfort; Geir Moulson, Robert H. Reid y Jona Kallgren en Berlín contribuyeron a este despacho.