La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) rechazó hoy las "graves amenazas públicas" del alcalde de Santa Cruz, en Bolivia, contra periodistas y propietarios del diario El Deber, al tiempo que expresó su solidaridad con ese medio de comunicación.

La SIP informó que Percy Fernández, alcalde de Santa Cruz, amenazó a los periodistas y a los propietarios de El Deber, con sede en esa ciudad, durante un discurso pronunciado el pasado 1 de septiembre.

"No me va a ganar el discurso el debersucho ése, ni la familia que lo dirige. Yo los odio, pero no lo voy a decir, quedo mal yo diciendo eso. Ya hablaremos frente a frente algún día con la familia Rivero Jordán, con los periodistas de El Deber (...), los tumbaremos algún día, palabra de alcalde por Santa Cruz (...)", dijo el funcionario, según la organización.

Fernández agregó: "No sé si se van a ir directamente a dos metros bajo tierra o se irán nomás a su casa, pero algo les va a pasar, ¿no?, que no lloren, que no es amenaza, es conversación nomás".

El alcalde ha acusado al diario de ejecutar un plan para desestabilizar su gestión.

"El discurso del alcalde se convirtió en una agresión verbal pública que se contrapone a la función y visión de tolerancia y respeto que debe desplegar un funcionario de Gobierno", expresó el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Gustavo Mohme.

Mohme, director del diario peruano La República, apuntó que "por su condición de personas públicas los funcionarios deben ser más tolerantes a la crítica" y advirtió que en este caso el alcalde sería responsable ante las autoridades judiciales por cometer apología de la violencia.

La Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia recordó, en un comunicado de prensa en rechazo a las amenazas, que en los últimos dos años fueron presentadas tres denuncias contra el alcalde por agresión y "sus actos quedaron en la absoluta impunidad".

Medios locales también refieren que Fernández ha mantenido una actitud de enfrentamiento con la prensa, según la SIP.