Con su derrota en la elección presidencial a cuestas, el izquierdista Partido de la Revolución Mexicana (PRD) decidió iniciar una etapa de reflexión interna que espera le sirva para "redimensionar" el papel que debe jugar en un país que hasta ahora no ha podido gobernar.

"Hemos iniciado... un debate sobre el papel del PRD y de la izquierda mexicana en el momento actual", señaló el viernes en rueda de prensa el líder del Partido Jesús Zambrano tras un encuentro con gobernadores y legisladores que han sido electos por partidos izquierdistas.

"El PRD... tiene a sí mismo que revisarse, tiene que redimensionarse para contribuir de mejor manera a lograr los cambios que nuestro país necesita", añadió.

Andrés Manuel López Obrador, militante del PRD y candidato presidencial de una coalición de izquierda, quedó en segundo lugar en los comicios del 1 de julio, aunque se ha negado a reconocer su derrota.

Las máximas autoridades electorales declararon ganador de los comicios a Enrique Peña Nieto, que marcará el regreso al poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que ya gobernó el país por siete décadas continuas hasta el 2000 y es visto por sus críticos como un grupo marcado por viejas prácticas autoritarias y de corrupción.

Y aunque hasta ahora los miembros del PRD tampoco han reconocido públicamente el triunfo de Peña Nieto, Zambrano señaló que serán respetuosos del estado de derecho luego de que el máximo tribunal electoral rechazó su petición de anular los resultados de los recientes comicios y validó el triunfo del PRI.

López Obrador tiene previsto anunciar el domingo sus próximas acciones, que hace unos días sugirió se enmarcarían en la desobediencia civil.

El líder del PRD dijo que junto a la decisión de debatir sobre el papel que debe jugar su partido y la izquierda en general, también se ha acordado acompañar a López Obrador en su lucha.

Hasta ahora no se ha dado a conocer el tipo de acciones a las que convocaría López Obrador, aunque Zambrano dijo estar convencido de que no llamará a protestas o cierres de calles.

En 2006, cuando compitió por primera vez a la presidencia y también quedó en segundo lugar, López Obrador respaldó movilizaciones callejeras y el cierre de una avenida principal en la zona centro de la ciudad de México por varias semanas.

Interrogado sobre la posibilidad de que, por ejemplo, López Obrador quiera formar un nuevo partido, Zambrano dijo que estaría en total libertad de hacerlo.

"Estoy seguro que al compartir objetivos vamos a seguir trabajando juntos con independencia de que llame o no a la conformación de un partido", añadió.

El PRD es el mayor partido de izquierda que ha hecho una alianza con los minoritarios Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano.

Aunque perdió la presidencia, en los pasados comicios en los que también se renovó el Congreso, la alianza de izquierda se alzó como la segunda fuerza en la Cámara de Diputados y la tercera en el Senado.

Además, la izquierda tendrá cinco de los 32 gobiernos estatales, incluida la capital del país.