Equipos de rescate italianos y de la OTAN revisaban el viernes las aguas cercanas a una pequeña isla del Mediterráneo en busca de pasajeros de una embarcación cargada de inmigrantes que al parecer naufragó cuando se dirigía a Italia.

Los equipos han rescatado a 56 personas y recuperaron un cadáver, pero algunos pasajeros dijeron que decenas más estaban desaparecidas.

El comandante Filippo Marini, del servicio de guardacostas, dijo que entre los sobrevivientes, todos presumiblemente tunecinos, estaba una mujer embarazada.

Los migrantes fueron rescatados de las aguas y del islote deshabitado de Lampione, al oeste de la isla de Lampedusa, el destino frecuente de botes de contrabandistas que parten del norte de Africa.

Marini dijo por teléfono que barcos y aviones italianos y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte revisaban la zona alrededor de Lampedusa en busca de sobrevivientes, ya que los pasajeros reportaban que más de 100 personas iban a bordo de su bote.

Tres navíos de la OTAN con sus helicópteros que operaban en la zona ofrecieron asistencia, rescataron a dos supervivientes del agua y localizaron a varios más en Lampione, que posteriormente fueron rescatados, de acuerdo con un comunicado de la alianza.

Funcionarios portuarios le dijeron a la radio estatal italiana que los reportes iniciales de auxilio frecuentemente son exagerados, pero que no obstante la búsqueda continuaba.

Marini dijo que no había rastros de la embarcación, que de acuerdo a los reportes iniciales era un barco de madera de unos 10 metros (33 pies) de eslora.

Decenas de miles de inmigrantes clandestinos, muchos de ellos a bordo de barcos de contrabandistas, se dirigen a costas italianas todos los años. Lampedusa, que está más cerca de África que de Italia continental, es un destino frecuente para ellos.

Los que no tienen empleo en espera ni cumplen los requisitos para recibir asilo son enviados de regreso a sus países.

Amnistía Internacional ha reportado que tan sólo en el 2011 al menos 1.500 personas se ahogaron en el Mar Mediterráneo tratando de llegar a Europa, aunque otros grupos dicen que la cifra es mucho más alta. El naufragio generó nuevas exhortaciones de grupos defensores de los refugiados para que los gobiernos europeos provean vías más seguras y oficiales para que las personas que huyen de sus países lleguen al Viejo Continente.