Las Fuerzas Armadas Revolucionarias están dispuestas a llegar a Noruega y sentarse a negociar la paz con el gobierno y ningún obstáculo, ni la ausencia de un cese de fuego bilateral o las disputas en torno al dirigente preso en Estados Unidos podrá detener el proceso.

"Mirando las cosas con optimismo pensamos que no hay problema que no podamos solucionar", dijo el jueves en entrevista exclusiva a The Associated Press el comandante de las FARC Marco León Calarcá.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC iniciarán una negociación formal en octubre en Oslo, luego de haber tenido conversaciones exploratorias en Cuba por seis meses.

Sin embargo dos temas de último minuto se convirtieron en los primeros obstáculos para llegar a Noruega: las declaraciones de Santos de que no autorizará un cese al fuego --un pedido de los guerrilleros-- ni la demanda de las FARC por que esté en la mesa de diálogo el dirigente guerrillero conocido como Simón Trinidad, cuyo nombre oficial es Ricardo Palmera.

Trinidad está preso en Estados Unidos a donde fue extraditado en 2005 y purga una condena de 60 años por el secuestro de tres ciudadanos norteamericanos.

"Lo de Simón en la mesa de conversaciones lo vamos a mirar, a definir como va a ser la presencia de Simón en la mesa. No pensamos que sea productivo hacer la discusión por fuera de la mesa", expresó Calarcá.

"Lo de la tregua es más complicado porque significa muertos, dolor humano", agregó Calarcá, uno de los firmantes del Acuerdo firmado entre la guerrilla y el gobierno a finales de agosto para dialogar y del cual serán garantes además de Cuba, Noruega, Venezuela y Chile.

"No estamos diciendo que si no hay cese al fuego entonces no empezamos... pero llamamos a la cordura decimos que si vamos a hablar no nos hagamos más daños, si estamos dispuestos a la paz, no nos hagamos más daños", expresó.