Emily Blunt pasó de reina con corsé a estrella de acción.

La actriz británica, ampliamente elogiada por su interpretación de la reina Victoria en el drama de 2009 "La joven Victoria", encarna a una granjera armada con hacha y pistola en la cinta de ciencia ficción "Looper", que se estrenó el jueves en el Festival Internacional de Cine de Toronto.

"Looper", cuyo estreno comercial está previsto para el 28 de septiembre, cuenta con la actuación de Joseph Gordon-Levitt como un asesino a sueldo asignado a matar víctimas que la mafia envía desde 30 años en el futuro, incluído a su propio ser (encarnado por Bruce Willis). Blunt da vida a una madre ferozmente protectora cuyo hijo posee la llave para el futuro.

El mes próximo, la actriz comienza a rodar la saga futurista de acción "All You Need Is Kill", protagonizada por Tom Cruise como un soldado en una guerra contra extraterrestres que se encuentra atrapado en un lapso de tiempo, viviendo el mismo día una y otra vez.

Blunt, de 29 años, saltó a la fama en Hollywood en el 2006 con "El diablo viste de Prada" y ha tenido un año ajetrado con papeles en "The Five-Year Engagement", "Your Sister's Sister" y "Salmon Fishing in the Yemen".

Junto a Colin Firth protagoniza una segunda película en Toronto, "Arthur Newman", sobre un hombre que finge su propia muerte, asume una identidad falsa y termina en una extraño viaje por el país con una mujer aquejada de problemas a la que salva de una sobredosis de píldoras.

Blunt se ha estado entrenando físicamente para la acción de "All You Need Is Kill" con dos programas de ejercicio diarios cinco veces por semana.

Y mientras ella se entrenaba, la vida personal de Cruise recibió otro golpe cuando su matrimonio con Katie Holmes llegó a su fin, resurgiendo los reportes sobre su extraño comportamiento durante su noviazgo, cuando se puso a predicar públicamente sus creencias en la cientología y saltó en un sofá en el programa de Oprah Winfrey al proclamar su amor por Holmes.

Blunt ni se inmuta ante la publicidad en torno a Cruise; dice que el actor se mantiene enfocado exclusivamente en su trabajo.

"Tom siempre ha sido muy profesional y dulce y abierto y para mí ha sido muy divertido trabajar con él", dijo. "Es un amor".