El primer ministro del Líbano, Nayib Mikati, declaró festivo el próximo 15 de septiembre con motivo de la visita del papa Benedicto XVI al país, informó hoy la Agencia Nacional de Noticias (ANN).

Las instituciones y administraciones públicas, los colegios y las universidades estarán cerrados ese día, en el que Benedicto XVI tiene previsto reunirse con el presidente libanés, Michel Suleiman, y otras autoridades políticas y religiosas del país.

El sumo pontífice visitará entre los próximos 14 y 16 de septiembre el Líbano, donde firmará la exhortación apostólica post sínodo de los obispos para Oriente Medio y pronunciará un misa en Beirut, entre otras actividades.

En medio de los preparativos de la visita del papa, el diputado Michel Faraon, miembro del movimiento Futuro liderado por Saad Hariri, hijo del asesinado ex primer ministro Rafic Hariri, expresó la colaboración de su grupo para que la gira del papa sea un "éxito".

Tras entrevistarse con el obispo maronita (cristiano de Oriente) de Beirut, Bulos Matar, Faraon mostró su interés en que el viaje de Benedicto XVI constituya una ocasión para "superar las tensiones y la inseguridad que atraviesa el Líbano".

Además, una delegación de Futuro presidida por Ahmad Hariri, primo del ex primer ministro asesinado, se entrevistó hoy con el patriarca maronita, monseñor Bechara Rai.

Hariri confió en que el Papa envíe a los libaneses un mensaje que despierte en ellos la necesidad de "proteger su país de los cambios regionales", en alusión al peligro de desestabilización que afronta el Líbano, salpicado por la crisis en Siria.