La rentabilidad del bono español a diez años bajó hoy del 6 % poco después de la apertura de los mercados y se situó en el 5,72 %, con lo que la prima de riesgo cayó hasta los 415 puntos, tras el anuncio ayer de los planes de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE).

El interés del bono alemán del mismo plazo, cuyo diferencial con el español marca la prima de riesgo, no se movió, por su parte, del 1,57 % de la apertura.

Después de iniciar el día con un punto básico más que ayer, en 448 puntos, la prima de riesgo española volvió a dejarse llevar por la euforia que ayer produjo la noticia de que el BCE comprará deuda española e italiana a corto plazo, lo que también entusiasmó a las bolsas, que cerraron al alza, igual que han abierto esta mañana.

De esta forma, el principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35, rozaba ya los 8.000 puntos después de subir el 1,46 % en la apertura.

Este avance se sumó al 4,91 % de la jornada anterior, que le condujo de nuevo a los 7.800 puntos, que no alcanzaba desde el pasado mes de abril.

Sin embargo, el BCE condiciona su intervención en el mercado secundario de deuda soberana a que el país con dificultades de financiación solicite ayuda al fondo de rescate temporal (FEEF) o permanente (MEDE).