El embajador de España en Managua, León de la Torre Krais, dijo hoy que el Festival Internacional de Poesía que anualmente se celebra en la ciudad nicaragüense de Granada "merece" ganar el premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2012.

"La candidatura del Festival Internacional de Poesía de Granada reúne sobradamente los requisitos que establece el reglamento de los premios Príncipe de Asturias para merecer el premio de Concordia", opinó el diplomático, en una declaración escrita enviada a Efe.

Ese festival que se celebra en la ciudad colonial nicaragüense es un evento que "contribuye sin lugar a dudas a fomentar la paz, la defensa de los derechos humanos, la solidaridad, la libertad y la protección del patrimonio cultural", argumentó el diplomático.

También alienta "al progreso espiritual e intelectual de la humanidad, a través del arte universal de la poesía", añadió.

La candidatura a los premios Príncipes de Asturias fue presentada desde la legación española en Managua a la Fundación que dirige los Premios, en febrero pasado, en el marco del VIII Festival Internacional de Poesía.

Un total de 34 candidaturas de 19 nacionalidades optan al premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2012, cuyo fallo será dado a conocer el miércoles próximo en la ciudad española de Oviedo.

Según el embajador español el Festival Internacional de Poesía, que se celebra desde 2005, "es una de las candidaturas sólidas este año", y observó que hasta la fecha Nicaragua es el único país centroamericano que no se ha visto beneficiado con un premio Príncipe de Asturias en ninguna de las categorías.

El festival se celebra en Granada, ubicada en la vertiente del Pacífico, a 45 kilómetros al sureste de Managua y fundada en 1524, uno de los principales destinos turísticos de Nicaragua y con mayor riqueza histórica y cultural del país.

El príncipe de Asturias entrega anualmente estos premios desde 1981 en la ciudad española de Oviedo (norte).

El premio está dotado con 50.000 euros (63.975 dólares) y el galardonado recibe además la reproducción de una estatuilla diseñada por Joan Miró.

El galardón reconoce la labor de personas o instituciones que hayan contribuido de forma ejemplar y relevante al entendimiento y a la convivencia en paz entre los hombres.