Algunos tienen apenas nueve años, pero su vida es la danza clásica.

"Lo único fácil que uno puede hacer en el ballet es decir 'ballet', porque lo demás es muy difícil, incluyendo los nombres de los pasos", dice Francis Jiménez, de 10 años.

Jiménez, de la escuela Nueva Era del Ballet de Venezuela, y otros 97 niños y adolescentes de entre 9 y 18 años pertenecientes a academias de otros países latinoamericanos y Francia, se han sometido a extenuantes ensayos con la esperanza de hacerse de una medalla en el concurso organizado por la Escuela Nacional Superior de Ballet de Perú.

"Esto les permite crecer muchísimo a los chicos, y sobre todo templar el carácter que es importantísimo para el que quiere hacer una carrera en la danza", dijo a la AP Gina Natteri, directora de la escuela.

Jóvenes de Colombia, Venezuela, Chile, Francia y Perú participan en la competencia del viernes.

___

En Internet:

www.ensb.edu.pe/