Hulk anotó el único tanto del encuentro en el segundo tiempo y Brasil se impuso el viernes 1-0 a Sudáfrica en un partido amistoso, un resultado que provocó los abucheos del público local y que seguramente aumentará las presiones sobre el técnico Mano Menezes.

El artillero brasileño anotó mediante un zurdazo dentro del área a los 75 minutos, pero ello no bastó para satisfacer a más de 50.000 espectadores que acudieron al estadio de Morumbí en el Día de la Independencia.

Brasil tuvo problemas para generar oportunidades de gol y no pudo aplicar el estilo ofensivo que los aficionados esperaban. Ello permitió que Sudáfrica amenazara la puerta local y obligara a que el arquero Diego Alves hiciera atajadas difíciles.

El gris desempeño reforzará probablemente las exigencias para que Menezes renuncie como técnico de la selección. Aunque Brasil está ya clasificado al próximo Mundial en su condición de anfitrión, los seguidores locales se han mostrado preocupados por el papel que puede esperarse del equipo.