El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, señaló hoy que "hay que dar un gran paso adelante en la integración europea" para salir de la crisis, así como "una reforma de los tratados, cuando llegue el momento".

Barroso intervino en el congreso que celebra en Florencia (Italia) el grupo del Partido Popular Europeo (PPE), en su primer discurso tras la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de comprar deuda soberana de los países con problemas, como España e Italia, a condiciones suaves.

"A lo largo de la historia de la Unión se han tenido que dar pasos de gigante. Hay que dar otro gran paso adelante en la integración europea y dejar de poner un parche aquí y otro allá", dijo el presidente de la CE.

Barroso habló de la necesidad de definir "una hoja de ruta" con la unión bancaria y el supervisor único como "primera fase".

"Lo primero es dotar a la UE, como anunciaré el 12 de septiembre en Estrasburgo, de un supervisor único, de una unión bancaria. En la crisis hemos visto que supervisores nacionales se quedan cortos para conseguir la confianza" de los mercados financieros, apuntó.

"Vemos el daño que puede provocar un país a los demás si no ha resuelto sus problemas presupuestarios y por eso queremos que la supervisión gire en torno al BCE", afirmó.

La unión bancaria para Barroso "debe tener la puerta abierta a aquellos países que aún no están en el euro" pues, según dijo, "no pueden crearse divisiones entre los países con moneda única y los que todavía no están en ese sitio."

Sobre la unión política, Barroso habló de "la necesidad de compartir más soberanía", de "refuerzo de las instituciones" e incluso de "cambio de tratado", aunque matizó "en su momento".

Apostó así por la combinación de "medidas a corto plazo de estabilización, con medias a largo plazo para consolidar la unión política."

Barroso pidió, eso sí, que "la toma de grandes decisiones no sirva de excusa a los países para no tomar decisiones ahora".

Llamó asimismo a los Veintisiete a "seguir acometiendo reformas estructurales" por la necesidad de compaginar "cohesión disciplina".

También llamó la atención sobre la disparidad entre países en políticas como las pensiones públicas.

"Es difícil de comprender que algunos países alarguen la vida laboral y otros no", apuntó.

Sobre el creciente euroescepticismo en los países en dificultades, como Grecia, Barroso pidió a los gobiernos explicar la necesidad de que todos los Europeos luchen juntos y por el mismo camino por el bien del modelo de "la economía social de mercado".

Lamentó en ese mismo sentido "la crisis de confianza", una crisis "que no solo se refiere a los mercados, también a los ciudadanos e incluso a los países".

Barroso ha inaugurado la segunda jornada del congreso del grupo del PPE, que clausurará el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy.