Un día después de lograr una de sus mejores sesiones en el año, el mercado bursátil tuvo un viernes gris, en que los principales indicadores apenas se movieron, tras la divulgación de un débil reporte sobre el empleo, el cual aumentó las esperanzas de que la Reserva Federal intervenga la semana próxima para apuntalar la economía.

Los avances, aunque tímidos, hicieron que los principales referentes bursátiles se mantuvieran en sus niveles más altos en más de cuatro años, luego del salto de la jornada anterior.

El promedio industrial Dow Jones subió 14,64 puntos, para cerrar en 13.306,64. El Standard & Poor's de 500 acciones se elevó 5,8 unidades, a 1.437,92. El índice compuesto Nasdaq se movió apenas 0,61 entero al alza, para ubicarse en 3.136,42.

El gobierno reportó que 96.000 empleos se generaron en Estados Unidos el mes pasado, menos de los previstos por los economistas. El índice de desempleo descendió de 8,3 a 8,1% pero sólo porque más gente renunció a buscar trabajo.

Intel, un referente de la industria de alta tecnología, propinó un golpe al mercado en el comienzo de la sesión, al reducir su perspectiva de ingresos debido a la débil demanda de semiconductores. El precio de las acciones de la empresa cayó 90 centavos, casi 4%, a 24,19 dólares.

Los intercambios escasos dentro de los principales indicadores siguieron a las ganancias notables del jueves. Las acciones alcanzaron su máximo nivel en cuatro años después de que el Banco Central Europeo anunció sus planes para comprar una cantidad ilimitada de bonos gubernamentales a corto plazo a los países en problemas dentro de la región, como Italia y España.

Hay esperanza en que los costos de préstamo de esos países caerán, lo que hará menos probable una fragmentación de la eurozona, conformada por 17 naciones.

Steven Ricchiuto, jefe de economistas en Mizuho Securities, dijo que el débil informe de empleos en Estados Unidos significa que hay más probabilidades de que la Reserva Federal anuncie una serie de medidas en su encuentro de la semana próxima, a fin de mantener bajos los intereses y de alentar los préstamos.

Ricchiuto consideró que la Fed anunciará que las tasas de referencia seguirán prácticamente en cero durante 2015, y que lanzará posiblemente una tercera ronda de compra de bonos.

"La economía sigue en problemas y, por lo tanto, está expuesta a un impacto desde el extranjero", dijo Ricchiuto. "Vamos a obtener más estímulo de la Fed".

La mayoría de los mercados europeos subió. Los índices de referencia se incrementaron 0,7% en Alemania y 0,3% en Francia. El indicador principal de Italia aumentó 2%.

Más de dos acciones subieron por cada título que cayó en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de operaciones fue ligero, con 3.700 millones de títulos.