Sin nada que jugarse, los Marlins de Miami, que están fuera de la competición de la fase final, con el abridor Josh Johnson en el montículo, se impusieron por 6-2 a los Cerveceros de Milwaukee.

Johnson lanzó siete entradas con eficacia y acabó su mala racha de cuatro derrotas consecutivas, la peor que ha tenido como profesional.

El abridor de los Marlins, que dejó su marca en 8-11, permitió cuatro imparables con dos carreras limpias, dio tres bases por bolas y recetó siete ponches.

Johnson no conoció al victoria desde el pasado 3 de agosto, cuando se dominó a los Nacionales de Washington y los Marlins lograron el triunfo.

El bateo oportuno y productivo lo puso el primera base Greg Dobbs, que se fue de 3-1 con dos carreras impulsadas y anotada para los Marlins, que pegaron 12 indiscutibles, incluidos tres del segunda base colombiano Donovan Solano.

El intermedista cafetero tuvo de 4-3 con anotación e impulsada para los Marlins, que anotaron tres carreras en el primer episodio cuando Solano, el dominicano José Reyes y Dobbs produjeron una carrera cada uno ante los lanzamientos del mexicano Marco Estrada.

La derrota fue para Estrada (2-6) que trabajó cinco entradas y fue castigado con siete imparables cuatro carreras limpias, no dio bases por bolas y abanicó a cinco bateadores rivales.

Los Cerveceros perdieron el cuarto partido en los 17 que han disputado y todavía están a siete juegos y medio del segundo boleto de comodín de la Liga Nacional.