Inglaterra no pasó apuros en Moldavia para imponerse a la selección local en el primer partido de la clasificación para Brasil 2014 y firmó una goleada (0-5) ante un equipo que se mostró impotente ante los de Roy Hodgson.

Con Wayne Rooney lesionado hasta finales de este mes, el seleccionador inglés se decantó por el atacante del Tottenham Jermain Defoe para liderar su delantera.

El técnico inglés decidió dar minutos ante Moldavia a uno de sus teóricos suplentes, y dejó en el banquillo de inicio tanto al jugador del Chelsea Daniel Sturridge como al del Manchester United Danny Welbeck.

Moldavia, que nunca se ha clasificado para la fase final de un Mundial, no parecía a priori un rival con capacidad para superar a Inglaterra, si bien Hodgson había tratado de inyectar motivación a sus jugadores esta semana al afirmar que su equipo debía jugar como si delante tuviera a la selección de Brasil.

Quizás alentados por las palabras de su técnico, los ingleses se lanzaron al ataque desde el silbido inicial y, con la fortuna de cara, no tardaron más de tres minutos en adelantarse.

El árbitro apreció mano dentro del área del defensa moldavo Simeon Bulgaru en el rechace de un disparo del inglés Tom Cleverley y no dudó en señalar un penalti que Frank Lampard convirtió con un disparo seco a la izquierda del guardameta Stanislav Namasco.

El mismo Lampard volvió a superar al portero moldavo a la media hora de juego, cuando aprovechó un centro desde la zona de tres cuartos de Glen Johnson para cabecear a la red el balón desde el centro del área.

La exhibición inglesa en Moldavia cristalizó realmente tres minutos después, cuando Oxlade-Chamberlain controló un balón cerca del área y engañó a la defensa con un pase cruzado que habilitó a Defoe para lanzar un tiro raso, ajustado al palo, que Namasco rozó con la mano pero no pudo detener.

Con su objetivo en el bolsillo, los de Hodgson pasaron a la contención en la segunda mitad y dieron aire a una Moldavia que fue capaz de trenzar las primeras jugadas del partido en campo contrario, si bien no llegó a inquietar con seriedad la portería de Joe Hart.

Aparentemente sin esfuerzo, en una jugada aislada, Inglaterra amplió su ventaja una vez más: Tras dar hasta cinco pases entre sus delanteros en el interior del área moldava, sin que los defensas lograran cortar la jugada, el balón terminó en los pies de Milner, que lo envió por cuarta vez esta noche al fondo de portería local.

La mala fortuna se cebó con los moldavos para permitir que un balón que había lanzado Baines desde fuera del área, en un tiro de falta a siete minutos del final, golpeara en la barrera y se colara por la escuadra izquierda del guardameta local y sellara el quinto gol de los visitantes.

La victoria ante Moldavia es el primer paso de los ingleses hacia Brasil 2014, un Mundial en el que su objetivo será meterse por vez primera desde 1990 en unas semifinales.

Los aficionados ingleses esperan que Hodgson renueve durante los dos próximos años una selección veterana que en Sudáfrica, en 2010, no pudo pasar de los octavos de final, al quedar apeada ante una Alemania superior (4-1), y que decepcionó en la pasada Eurocopa de Polonia y Ucrania al caer ante Italia en los penaltis de cuartos.

El próximo martes, en el legendario estadio de Wembley, el combinado de los Tres Leones buscará los siguientes tres puntos en la liguilla de clasificación ante Ucrania.

HASH(0xa2e12b0)

- Ficha técnica:

0 - Moldavia: Namasco, Armas, Epureanu, Bulgaru, Golovatenco, Kovalchuk, Gatcan, Onica, Suvorov (Dedov, m.46), Patras, Picusciac (Sidorenco, m.76 -Ovseannicov, m.85-).

5 - Inglaterra: Hart, Johnson, Lescott, Terry, Baines, Milner, Lampard, Cleverley, Oxlade-Chamberlain (Walcott, m.58), Gerrard (Carrick, m.46), Defoe (Welbeck, m.68).

Goles: 0-1, m.3: Lampard. 0-2, m.29: Lampard. 0-3, m.32: Defoe. 0-4, m.74: Milner. 0-5, m.83: Baines.

Árbitro: Paulus Van Boekel (Holanda). Mostró tarjeta amarilla a Glen Johnson (Inglaterra) y a Semion Bulgaru (Moldavia).

Incidencias: primer encuentro del grupo H de la fase de clasificación para el Mundial de Brasil de 2014, disputado en el estadio Zimbru de Chisinau.