El jamaicano Usain Bolt afirmó hoy que cuando termine la actual temporada de atletismo prevé participar en varios encuentros amistosos de fútbol con fines benéficos, y añadió que le "encantaría jugar un partido de este tipo contra el Real Madrid".

Bolt hizo estas declaraciones en vísperas de correr los 100 metros en la reunión de Bruselas, que cierra la Liga de Diamantes y será la última carrera del año del plusmarquista mundial.

"Es mi última carrera de la temporada, así que quiero hacer un buen tiempo e irme a casa feliz", dijo en una rueda de prensa el velocista, quién comentó que para sus vacaciones planea descansar en su país natal y jugar al fútbol.

"Ahora que ha terminado la temporada y los Juegos Olímpicos podré jugar mucho más al fútbol en Jamaica", dijo Bolt, quien añadió que este deporte es "menos estresante" que el atletismo y le sirve para mantenerse en forma.

Al ser preguntado sobre si piensa dedicarse profesionalmente al fútbol, Bolt señaló que por el momento prevé jugar varios partidos amistosos benéficos en su país natal y añadió que le gustaría participar en un encuentro de este tipo con el Real Madrid.

"No sé cuándo podría ser, pero definitivamente me encantaría jugar ese partido", afirmó el plusmarquista mundial y campeón olímpico, quien señaló que le gustaría jugar como extremo, el puesto que más se adapta a sus cualidades físicas.

Bolt logró un nuevo récord olímpico de los 100 metros en Londres (9.63) y tratará de acercarse a dicho registro en Bruselas para batir la mejor marca de la reunión, fijada por él mismo en 9.76 el año pasado.

A su juicio, el límite humano de velocidad en el hectómetro está en los 9.4 segundos (18 centésimas menos que el récord mundial fijado por él mismo), según dijo al ser preguntado por los medios por este tema.

Bolt también se mostró optimista sobre la posibilidad de batir sus propios registros en la próxima temporada, y para ello confió en no sufrir los problemas físicos que le han afectado en todos los años menos en 2008 y 2009.

El velocista se mostró cómodo con el hecho de que su compatriota Yohan Blake acapare cada vez más la atención en el mundo del atletismo, ya que confesó que lo pasa peor cuando hay más presión sobre él.

Blake, de 22 años, correrá los 200 metros mañana en Bruselas, por lo que ambos deportistas no se verán las caras, como viene siendo habitual en las reuniones de la Liga de Diamantes.

Al término de las competiciones de mañana, Bolt tendrá ocasión de mostrar sus habilidades como "pinchadiscos" invitado en una "fiesta jamaicana" organizada por los mismos gestores del evento deportivo.

"Debería empezar una carrera como 'DJ'", dijo Bolt entre risas al conocer que se habían vendido todas las entradas para la fiesta.