La Unión Europea inició el jueves una investigación por posible dumping en los paneles solares chinos, después que una asociación industrial denunció en una demanda que estos productos fueron exportados a precios por debajo de lo que cuesta fabricarlos.

En una declaración, la UE dijo que en 2011 China exportó paneles solares y componentes importantes relacionados por un valor de unos 21.000 millones de euros (26.500 millones de dólares) para el bloque de 27 naciones.

La demanda es el reclamo antidumping más grande que se haya presentado jamás ante la UE. La denuncia fue presentada en julio por un grupo de 25 productores europeos de equipo solar, entre ellos compañías de España, Alemania e Italia.

Según el comunicado, se espera que la investigación dure 15 meses. Sin embargo, "es posible, de acuerdo con las normas de defensa comercial, imponer medidas antidumping en un plazo de nueve meses, siempre y cuando haya suficientes indicios razonables de la existencia de dumping".