Una explosión y subsiguiente incendio causados por el estallido accidental de una granada mataron a 25 soldados durante una inspección un depósito de municiones en Turquía, dijo el gobierno el jueves.

Otros cuatro soldados fueron heridos en la explosión, que iluminó la noche del miércoles con intensas llamas y destrozó ventanas en casas en la cercana ciudad de Afyonkarahisar, en el occidente del país, aterrorizando a residentes.

El ministro de recursos forestales e hidráulicos Veysel Eroglu descartó terrorismo y sabotaje, diciendo que la explosión ocurrió en una sección donde se guardaban granadas de mano. Los restos de los soldados fueron recuperados el jueves por la mañana, tras extinguirse el incendio.

"Una granada de mano fue dejada caer durante un inventario, lo que causó una gran explosión", dijo Eroglu. "No hubo intervención exterior. Ciertamente no hubo sabotaje ni nada similar".

Eroglu dijo que se encontraron granadas de mano diseminadas en el área y las autoridades las estaban detonando con explosiones controladas. La televisora turca NTV mostró a agentes de seguridad caminando por un camino y campos aledaños en busca de municiones sin estallar.

Familiares de conscriptos que cumplen servicio en la instalación acudieron al área tras conocer la noticia de la explosión. Muchos estallaron en llanto al reportase las muertes, dijo NTV. Algunos restos fueron enviados a la capital para ser identificados con análisis de ADN.

Algunos civiles fueron evacuados del pueblo vecino por la noche. Las autoridades le advirtieron a la gente que se mantuviese fuera del área.

En 1997, una explosión en la mayor fábrica de armas en Turquía, en Kirikkale, mató a dos personas y desató un incendio que ardió durante dos días.