La lucha contra el soborno transnacional es insuficiente, asegura la organización no gubernamental Transparencia Internacional en su octavo informe sobre el grado de implementación de la Convención de la OCDE para Combatir el Soborno de Servidores Públicos Extranjeros en Transacciones Comerciales Internacionales.

"En general, el nivel de aplicación sigue siendo inadecuado. Solamente siete países muestran una implementación activa y esa proporción no se ha modificado desde 2009", dice TI en su informe publicado hoy en Berlín.

Además, hay países exportadores importantes -China, India e Indonesia entre otros- que no han adoptado todavía la convención.

Los países que muestran una aplicación activa, según TI, representan el 28 % de las exportaciones mundiales.

Para que la convención tuviera un efecto realmente disuasorio ante el soborno internacional se requeriría que los países con implementación activa reuniesen el 50 % de las exportaciones, para lo que se necesita que entre 6 y 10 países suban a esa categoría.

España, que representa cerca del 2,0 % de las exportaciones mundiales, está incluida en el grupo de países que muestra una implementación moderada lo que, según los criterios de TI, no alcanza a tener un efecto disuasorio.

En el caso concreto de España, el informe recomienda, mejorar los mecanismos de protección de denunciantes, procurar una actuación más transparente del ministerio fiscal y aportar mayores recursos para combatir la corrupción internacional.

Pese a que en general la lucha contra el soborno es vista como insuficiente, en su informe TI también ve algunos signos alentadores como, por ejemplo, el hecho de que tres países -Australia, Austria y Canadá- ascendieran a la categoría de estados que muestran una implementación moderada

Aunque la implementación moderada, según TI, no tiene carácter disuasorio, el dato es positivo sobre todo si se tiene en cuenta que en el informe de 2011 ningún país fue ascendido de categoría.

Otro signo alentador es el aumento de causas contra el soborno abiertas en el grupo de países con implementación activa.

En Estados Unidos se abrieron 275 causas, 48 más que el año anterior, en Alemania 176, un aumento de 41, en Italia 32, 14 más que las registradas en el último informe, y en el Reino Unido hubo un aumento de 6 para llegar a 23 causas abiertas.

También se registra como dato positivo el que Rusia haya suscrito la convención.

Entre las recomendaciones, se destaca la de aumentar el apoyo gubernamental a la convención y no ceder a eventuales "presiones empresariales que pretenden que la implementación sea más laxa".

Según el informe, un 27 por ciento de los ejecutivos empresariales considera que en los últimos 12 meses su empresa se vio perjudicada económicamente debido a que un competidor recurrió al pago de sobornos directos.

La presidenta de TI, Huguette Labelle, advirtió contra el peligro de que con la crisis económica "los gobiernos se vean tentados a frenar la implementación y que las empresas procuren conseguir una ventaja ilegítima en los mercados globales".