Un pequeño grupo de parientes de secuestrados se concentró el jueves en la Plaza de Bolívar de Bogotá con fotos de sus seres queridos para reclamar al gobierno del presidente Juan Manuel Santos que les permita participar en negociaciones de paz que se iniciarán con la guerrilla de las FARC en octubre.

El acto, que congregó a unos 40 familiares, fue organizado por los mismos parientes, que dicen que desean que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a quienes atribuyen el secuestro de sus hijos o esposos, les den razón del paradero de ellos.

"Lo que pedimos nosotros hoy aquí es que si habrá una mesa de negociación para la paz de este país, que empiecen con la verdad, que la guerrilla diga la verdad, porque no puede haber un proceso de paz con impunidad", dijo a la AP en la plaza Miryam Torres de Mora, madre de Juan Camilo Mora, quien fue dado inicialmente por desaparecido en enero de 2006 en Bogotá y luego, por llamadas pidiendo rescate, se supo que lo tenían las FARC.

"Nosotros sabemos que lo tiene la guerrilla de las FARC y no pagamos por el rescate y confiamos en Dios que pronto Juan Camilo esté de nuevo con nosotros", agregó la madre.

Horas antes, en La Habana, miembros de la guerrilla dijeron que no tenían secuestrados en su poder ni estaba contemplando realizar secuestros.

"Nosotros podemos garantizar en este momento, que en un balance que se hizo... ningún frente (guerrillero) lo esta haciendo", dijo en La Habana Rodrigo Granda, miembro del llamado Estado Mayor de esa guerrilla.

En febrero pasado, las FARC anunciaron que desde aquel momento cesaba la práctica de los secuestros extorsivos o a cambio de rescate.

No hay ni por parte de las autoridades ni de grupos no gubernamentales dedicados a combatir el secuestro una cifra definitiva y exacta de personas que fueron secuestradas hace años y de las que nunca se volvió a tener noticias. Los retenidos más conocidos, como un grupo de medio centenar de políticos y uniformados que estaban en poder de las FARC, han sido liberados o rescatados desde el 2008.

Pero las familias de algunas de esas personas que atribuyen el plagio de sus seres queridos a las FARC insisten en que las guerrillas fueron las responsables y deben rendir cuentas.

Según un informe de julio pasado de la organización no gubernamental Fundación País Libre, en el primer trimestre de este año se reportaron en total 81 casos de secuestros, en comparación a los 73 del año pasado.

De los 81 casos del primer trimestre, al menos 11 personas seguían en cautiverio para julio, de acuerdo con País Libre, que añadió que sólo tres de esos secuestros en los primeros tres meses del año se atribuyen a la guerrilla.

Santos y las FARC anunciaron el pasado 4 de septiembre que iniciarán diálogos de paz en octubre en Oslo, Noruega. Será el cuarto intento de poner fin al conflicto armado que lleva casi medio siglo.