Más de un 40 % de los inmigrantes de rentas bajas que residen en Chile declara haber sufrido discriminación por parte de los ciudadanos de este país, según concluye un estudio que presentó hoy la Universidad Diego Portales.

El informe, denominado "Ser migrante en el Chile de hoy", es el resultado de una encuesta realizada a 603 ciudadanos de Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador y Haití, las nacionalidades con migraciones más frecuentes, que habitan en la Región Metropolitana de Santiago en situación de pobreza.

Según los resultados, si bien un 58,9 % de los entrevistados asegura no haberse sentido discriminado, un 41,1 % señala haber sufrido exclusión por parte de los chilenos.

Así, el factor de discriminación más mencionado son las desconsideraciones sin motivo puntual (37 %), seguido por insultos acusándolos de quitarles trabajo (14 %), la asociación a actos delictivos (10,4 %) y el color de la piel (9,1 %), entre otras cuestiones.

Asimismo, un 57,6 % asegura que los medios de comunicación del país suelen generalizar "las malas acciones de algunas personas" y las aplican a toda una nacionalidad, agrega el estudio.

En este sentido, hace un llamado a la sociedad para que acoja y valore la integración de los inmigrantes en todas sus dimensiones, respete la dignidad humana, así como los derechos fundamentales de los inmigrantes que residen en Chile.

El 66,7 % de las residencias definitivas tramitadas en Chile el año 2011 correspondieron a inmigrantes de Perú, Colombia, Bolivia, Ecuador y Haití, según datos del Gobierno.

Un 56,5 % de los ciudadanos de estos países apunta que la principal razón por la que se instalaron en Chile fue para encontrar mejores oportunidades laborales.

Así, la encuesta refleja que el 87 % de los inmigrantes trabaja de forma remunerada y que más de un tercio de los encuestados envía entre el 41 % y el 60 % de sus ingresos a su país de origen.

Un 55 % de los entrevistados, en tanto, define su situación económica en Chile como "regular", si bien un 63,9 % destaca "una mejoría" de su situación económica en comparación con la que tenían en sus países de origen.