Los republicanos esperan un discurso "bonito" del presidente de EE.UU., Barack Obama, cuando acepte esta noche la nominación pero en el que faltarán las "promesas incumplidas" de su primer mandato.

El gobernador de Virginia, Bob McDonnell auguró que los ciudadanos escucharán un "muy buen discurso" de Obama esta noche, según dijo en una rueda de prensa en Charlotte (Carolina del Norte), donde los republicanos han instalado un cuartel general para defender las políticas de su candidato, Mitt Ronney.

"Es una cosa que se le da muy bien", agregó, pero lamentó que la campaña demócrata este año se ha centrado en "pequeñas cosas" como la devolución de impuestos, atacar a Bain Capital -la compañía de capital de riesgo que dirigió Romney- y los asuntos sociales, dijo.

McDonnell, gobernador de uno de los estados considerados claves en estas elecciones, señaló que no sólo los votantes republicanos sino también los independientes están preocupados por otros temas como la alta deuda pública, los precios de la gasolina y el desempleo.

El gobernador se mostró seguro de que se escuchará un "apasionado" discurso como el que pronunció el expresidente Bill Clinton la noche del miércoles en defensa de Obama antes de nominarlo oficialmente como candidato a las presidenciales.

Asimismo criticó que el Partido Demócrata tenga que recurrir a Clinton para defender las "políticas fallidas" de Obama.

"Después del gran discurso de Obama va a venir el próximo informe de desempleo", que recordó que durante los últimos 43 meses se ha mantenido en una tasa del 8 por ciento y eso significa que 23 millones de estadounidenses "no tienen acceso al sueño americano".

En su opinión, "éste es el presidente más liberal de Estados Unidos y el grupo más liberal de delegados que ha atendido nunca a una convención" y consideró "vergonzoso" la postura de la plataforma del partido que antes de ser modificada no mencionaba la religión, ni incluía el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel.

En la misma línea, el congresista republicano de origen cubano Mario Díaz-Balart señaló que Obama no es la mejor opción para los hispanos, que sufren tasas de desempleo más altas que la media nacional, y hay más familias en la pobreza, mientras los precios de la gasolina siguen subiendo.

"Está muy bien celebrar discursos bonitos pero lo que nuestra comunidad necesita, lo que se merece, es un presidente que trabaje en reducir el desempleo, la pobreza y desafortunadamente bajo este presidente todo lo opuesto ha pasado", señaló.

En opinión del congresista, "los discursos serán muy bonitos, pero los discursos no crean empleos, no crean prosperidad y oportunidad y no recrean la grandeza de Estados Unidos".

Por su parte, el también hispano Ted Cruz, que aspira a un escaño en el Senado en las legislativas de noviembre, instó a los espectadores a que vayan más allá de las palabras bonitas.

"Esta noche vamos a ver un discurso espectacular él es un gran comunicador y esperamos que hable de forma lírica, poética y de forma emotiva, algo que hace muy, muy bien", aseguró, pero sugirió a los ciudadanos que se fijen en lo que "no se ha dicho".

Cruz señaló que en los tres días de convención no se ha hablado de deuda, ni del aumento de personas que necesitan cupones de ayuda del Gobierno para comprar alimentos o el aumento del costo de las matrículas para la Universidad.

"Su discurso no tratará sus políticas fallidas y sus promesas rotas", señaló el candidato al Senado, quien acusó a Obama de no tener un plan de futuro, de emplear una "retórica divisiva" y "ataques sin sentido", mientras Mitt Romney "representa una clara alternativa".