El Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF) se inició hoy al mejor estilo americano con "Looper", un "thriller" de ciencia ficción protagonizado por Bruce Willis y el cada vez más popular Joseph Gordon-Levitt.

La acción del largometraje, dirigido por el realizador estadounidense Rian Johnson ("Brick", 2005, y "The Brothers Bloom", 2008), está situada a mediados del siglo XXI cuando en un mundo caótico poderosas mafias utilizan el viaje en el tiempo para eliminar a sus enemigos.

El joven actor Joseph Gordon-Levitt ("Inception", 2010; "The Dark Knight Rises", 2012) da vida a un asesino de la mafia, un "looper", que recibe el encargo de eliminar a una víctima del futuro: él mismo, papel interpretado por el veterano Bruce Willis.

Como en su primer película, "Brick", que también interpretó Gordon-Levitt, Johnson es capaz de inyectar un aire de filme negro en su tercer largometraje, combinado con toques de cintas del oeste, para evitar las trampas lógicas que todo guión sobre viaje en el tiempo plantea.

Hoy, durante una rueda de prensa previa al estreno de la película, Johnson reconoció que le gusta mezclar distintos géneros en sus películas.

"Me encanta mirar fuera del género en busca de inspiración. En este filme, en el fondo, hay muchos aspectos de películas del oeste. Y de terror" dijo el director estadounidense.

Por su parte, Bruce Willis, quien en la década de los años 1980 y 1990 protagonizó la serie de películas de acción "Die Hard", calificó la cinta como "emocional".

"Es una película emocional. Y cuando la vi, me emocionó. No esperaba que pasara eso" dijo Willis.

"Cuando estábamos rodando la película nunca pensé que mi personaje estaba haciendo nada malo o hace cosas realmente terribles. Nunca juzgué el personaje. Asumí que tenía que hacer daño a otras personas. Y cuando lo vi me conmovió lo horrorosamente equivocado que estaba", explicó el actor estadounidense.

Willis también reveló que no está demasiado interesado en viajar al pasado pero que si tuviese que hacerlo "me recordaría cada minuto no tomarme a mí mismo demasiado en serio".

"Cometería más errores más pronto en mi vida. He cometido muchos errores en el pasado pero si hubiese caído en ellos antes también tendría la respuesta a esos errores antes" explicó.

"Si he herido los sentimientos de alguien quiero intentar corregirlo lo antes posible. Tengo mucha ansiedad de equivocarme y herir los sentimientos de la gente. No quiero hacer más daño a la gente" se confesó el actor.

Gordon-Levitt no tiene tantos problemas como Willis para viajar en el tiempo.

"Me gustaría ver el futuro. Me considero un optimista. A pesar de que las cosas parecen estar muy mal, creo que lo vamos a superar y quiero verlo", declaró.

Con el estreno mundial de "Looper", el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), considerado como uno de los tres más importantes del mundo, inicia su XXXVII edición con uno de los planteles de películas, directores y actores más completos de su historia.

El festival no tiene carácter competitivo y tal y como dijo Gordon-Levitt, es una muestra "para cinéfilos" en la que las estrellas de Hollywood pueden relajarse e incluso ir a ver películas.

Este año uno de los filmes más esperados es "The Master", del realizador estadounidense Paul Thomas Anderson y que supone el regreso al mundo del cine de Joaquin Phoenix. Junto con Phoenix, el filme está protagonizado por Philip Seymour Hoffman, Amy Adams y Laura Dern.

TIFF se celebra este año del 6 al 16 de septiembre y durante esos diez días se proyectarán 337 películas procedentes de 65 países.

De los 289 largometrajes que acuden este año a Toronto, 146 son estrenos mundiales y 31 internacionales.

Julio César Rivas