La fiscal general guatemalteca Claudia Paz y Paz se reunió el jueves con representantes del Departamento de Justicia estadounidense en Nueva York para hablar sobre la extradición del ex presidente Alfonso Portillo, el narcotraficante Horst Walther Overdick y varios acusados de estar vinculados con el cartel mexicano de Sinaloa.

Paz y Paz habló con representantes de la fiscalía federal sobre la extradición de al menos 10 narcotraficantes ya capturados, entre ellos los hermanos Lorenzana, Overdick, Byron Linares Cordón, Juan Ortiz, Mauro Salomón, Abigail Juncos Trinidad y Alma Lucrecia Hernández Preciado.

Overdick probablemente será uno de los primeros narcotraficantes que llegará a Estados Unidos porque ha renunciado a luchar contra su proceso de extradición, dijo José Arturo Aguilar, secretario privado de asuntos estratégicos para la fiscal general de Guatemala, después de la reunión.

Paz y Paz no dio detalles sobre las extradiciones y dijo que su oficina y la fiscalía federal de Nueva York mantienen en continua comunicación y realizan un "trabajo casi cotidiano" para hablar sobre el tema.

"Hay un proceso muy estrecho de colaboración entre la fiscalía en Guatemala y la fiscalía acá, en Estados Unidos. Hay un objetivo común, que es el combate al narcotráfico. Son delitos que comienzan en el sur, atraviesan desafortunadamente nuestro país y tienen una relación con Estados Unidos", dijo la fiscal a The Associated Press.

Portillo está acusado en una corte de Nueva York de haber lavado unos 70 millones de dólares del gobierno de Guatemala a través de cuentas bancarias radicadas en Estados Unidos. La Corte de Constitucionalidad confirmó recientemente su extradición.

Paz y Paz dijo el jueves, sin embargo, que el ex presidente no será extraditado hasta que se solucione el proceso que tiene pendiente en la Sala de Apelaciones en Guatemala. Paz y Paz y otros organismos gubernamentales apelaron la decisión de un tribunal guatemalteco de absolverlo en mayo de acusaciones de corrupción vinculadas con los mismos 70 millones que posteriormente se supone que lavó en sociedad con otros, a través de bancos estadounidenses.

"Mientras no se resuelva este caso, no puede ser extraditado, por la legislación nacional. Lo que está haciendo Nueva York ahorita es esperar", dijo la guatemalteca.

Aun así, la fiscal destacó que el hecho de que "un ex presidente sea condenado por actos de corrupción es un mensaje muy importante de que nadie está por encima de la ley".

Overdick fue arrestado en abril por las autoridades guatemaltecas en una operación dirigida contra una célula del cartel mexicano de los Zetas, con quienes tenía una estrecha alianza. Se espera que sea extraditado a Nueva York por conspiración para distribuir e importar ilegalmente cocaína.

El gobierno estadounidense dijo este año que Overdick era un enlace clave entre productores colombianos y el cartel mexicano de los Zetas.

Waldemar Lorenzana, considerado el líder de una organización que operaba en el este de Guatemala y vinculado con el cartel de Sinaloa, fue arrestado el año pasado.

"Estas eran personas que en mi país se pensaba que eran intocables, y con estos esfuerzos conjuntos están esperando ya su extradición hasta acá", dijo Paz y Paz.

La fiscal habló en Naciones Unidas por la mañana durante una reunión sobre la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, un organismo independiente de carácter internacional.

Paz y Paz no profundizó sobre el aumento de la militarización en su país y sólo dijo que ella cree en métodos como las escuchas telefónicas y las operaciones quirúrgicas o de grupos pequeños de hombres para misiones de captura y entrega de narcotraficantes.

"Lo que ha demostrado ser más efectivo en el combate al crimen organizado es una investigación profunda a través de métodos científicos y métodos especiales como escuchas telefónicas. Ese trabajo conjunto, de investigadores de policia, fiscales, es lo que nos ha permitido ser eficiente en operaciones casi a veces quirúrgicas en el combate contra el crimen organizado", indicó.

La semana pasada unos 200 marines estadounidenses desembarcaron en Guatemala como parte de la Operación Martillo, una iniciativa multinacional para detener el tránsito de drogas ilegales por las costas centroamericanas que comenzó el 15 de enero. Paz y Paz dijo que no teme que aumenten las denuncias ante el Ministerio Público de delitos y violaciones a los derechos humanos perpetrados por militares y policías.

"No, más bien espero que actúen en el marco de la legalidad y del estado de derecho. Se ha trabajado muy fuerte con el ministro para que todas las fuerzas de seguridad, y también del ministerio público, actúen en el marco de la ley, señaló.

______________________

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens