Tras probar suerte con un disco independiente, Fey hizo una pausa para dedicarse a la maternidad. Y aunque la experiencia la hizo sentirse una mujer completa, la nostalgia por los escenarios no tardó en llegar. La estrella pop mexicana ahora espera reposicionarse en la escena musical con su primera producción en vivo, "Fey - Primera Fila".

"Yo voy y vengo, hago un disco y regreso. Pero esta última ida y regreso fue muy intensa, porque después de mi disco 'Dulce tentación' (2009) empieza la etapa preciosa donde he decidido ser mamá y rayada de la vida, porque lo disfruté a todo lo que da y lo sigo disfrutando, pero llega el momento donde digo, 'Señorita, usted necesita ser una mujer completa, tener todo'. Y me hacía muchísima falta esa parte profesional", dijo Fey el miércoles en una entrevista con The Associated Press.

La cantante retomará el ruedo cobijada por el exitoso formato Primera Fila de Sony Music, en el que artistas interpretan sus más grandes éxitos con nuevos arreglos, invitados especiales y frente a un público reducido.

En el material, a la venta el 23 de octubre, Fey ofrece versiones más maduras de canciones emblemáticas como "Muévelo", "Te pertenezco" y "Media naranja".

Haber desempolvado los recuerdos de sus éxitos acumulados a lo largo de 17 años de trayectoria fue una labor motivada en gran parte por su hija Isabella, a quien busca explicarle su faceta como un fenómeno del pop a mediados de los 90.

"Después de tener una nena lo que viene a tu mente es melancolía, todo lo que he pasado, qué es mi vida y cómo se le voy a explicar a mi hija. Quiero que tenga el mejor recuerdo de lo que hace su mami", dijo sobre la pequeña nacida a inicios de 2011 y que procreó con su tercer esposo, Alonso Orozco Soberón.

La intérprete de 39 años hizo mancuerna con el productor Armando Ávila, quien realizó arreglos "vanguardistas por ser retro" del concierto, que se grabó el 22 de junio en Ciudad de México. En el material, apenas logró reunir los éxitos de los tres primeros álbumes de los siete que ha lanzado a la fecha.

"Hasta ahí y llegué. No me dejaron hacer más", expresó entre risas sobre la selección de los 10 temas del disco a los que sumó tres inéditos: "Frío", "Me haces tanta falta" y "El cielo puede esperar", que interpreta al lado de Aleks Syntek.

La cantante, cuyo verdadero nombre es María Fernanda Blázquez Gil, se convirtió en un fenómeno desde que debutó en 1995 con el álbum "Fey" y se consolidó un año después con "Tierna la noche", que la llevó a adquirir fama por toda Latinoamérica y España. Con la gira de dicho álbum impuso un récord en 1997, cuando se convirtió en la primera mujer en abarrotar el Auditorio Nacional de la capital mexicana 10 veces consecutivas.

Diversos productos con su imagen se lanzaron para sumarse a su abrumador éxito, entremezclándose con algunos tropiezos profesionales. "Vértigo" (2002), un disco doble que incluía versiones en inglés de sus temas con arreglos electrónicos y que fue elogiado por expertos, tuvo una reducida promoción radiofónica que le valió su salida de Sony Music.

A fines de 2004, Fey regresó con "La Fuerza del destino", en el que interpretaba canciones del desaparecido grupo español Mecano, y dos años después "Faltan Lunas", ambos publicados por EMI Music. En "un disfrute absoluto" gracias a la libertad creativa, publicó luego de manera independiente "Dulce tentación".

"Siempre me sentí independiente, nunca me han impuesto nada", precisó. "Pero sí es muy difícil llegar a todo ese público que estás acostumbrado cuando estás en una transnacional. Es rarísimo no entender qué está pasando", refirió sobre el material que tuvo éxito moderado y que coincidió con la muerte de personas cercanas, incluyendo a su mamá y su amigo, el diseñador argentino Gerardo Dragonetti.

"Fue algo brutal, no podía creer lo que estaba sintiendo. Fueron (cinco muertes) al hilo, muy desgastante", contó la cantante, cuya gira "Todo lo que soy" arrancaría en febrero de 2013.

La intérprete de "Azúcar amargo" dijo no intimidarse ante los nuevos artistas en la escena musical e incluso asegura que podría reivindicar el pop con su propuesta, que pretende extender a un nuevo álbum inédito.

"Yo no soy pop 100%, eso es una mentira. Soy electrónica disfrazada de pop", aclaró. "Quítale mis letras a cualquiera de mis canciones y en el 95% yo estaba haciendo electrónico alemán, ni siquiera es inglés suavecito, es 'rave''', explicó. "Todos los poperos somos melodías frescas, voces a veces dulces, simples de digerir, pero atrás puede llevar muchísimo contenido. Uno tiene muchas capas y uno tiene mucha profundidad".

Fey no busca la abrumadora fama ni la excesiva atención mediática que tuvo en los 90, pues "está muy bonito eso, pero es mucho más padre estar tranquilo en tu vida, no ser el centro de atención absoluto", dijo.

En su lugar, prefiere la serenidad que ha conseguido.

"Quiero conservar esto que estoy teniendo, que es el estar realizada como mujer. Como ser humano, me encuentro padrísimo. Todo balanceado, con los pies en la tierra pero con las alas abiertas para volar a donde tenga que llegar nivel creativo y emocional".

___

Isaac Garrido está en Twitter como http://twitter.com/igarridoAP

___

En Internet:

www.fey.com.mx