El Servicio Secreto de EE.UU. confirmó hoy que investiga las informaciones según la cuales un grupo anónimo obtuvo acceso a las declaraciones de impuestos del candidato presidencial republicano, Mitt Romney, por las que supuestamente pide a cambio el pago de un millón de dólares.

"Lo único que puedo decir es que, efectivamente, estamos investigando el incidente. No puedo decir nada más porque se trata de una investigación en curso", dijo a Efe George Ogilvie, un portavoz del Servicio Secreto.

Según una carta anónima colgada en la página web "pastebin.com" el pasado 2 de septiembre, y que también fue enviada a varios medios de comunicación, las declaraciones de impuestos de Romney fueron sacadas de las oficinas de la empresa de contabilidad PriceWaterhouseCoopers (PwC) en la ciudad de Franklin, en Tennessee.

Esa carta indica que un "equipo" no identificado sacó los documentos la noche del pasado 25 de agosto de las oficinas de PwC, con la ayuda de "un caballero que trabajaba en el tercer piso del edificio".

"Una vez en el tercer piso, el equipo bajó al segundo piso y se estableció en una oficina vacía. Durante la noche, entraron a la oficina número 260 y copiaron todas las declaraciones de impuestos de Romney disponibles" en el momento, continúa el mensaje.

Copias de las declaraciones, que incluían la firma de Romney, fueron presuntamente enviadas a las oficinas del Partido Demócrata y del Partido Republicano del condado donde se ubica la ciudad de Franklin.

En un mensaje posterior, colgado el pasado 4 de septiembre, los presuntos responsables del hurto amenazaron con divulgar los datos el próximo 28 de septiembre a menos que recibieran un pago de un millón de dólares.

La campaña de Romney ha referido las preguntas sobre el asunto a la empresa de contabilidad.

Mientras, PwC, una de las consultoras más prestigiosas de Estados Unidos, emitió un comunicado en el que afirma que no hay pruebas del presunto robo de los documentos.

"Estamos al tanto del presunto acceso indebido a nuestros sistemas. Estamos trabajando estrechamente con el Servicio Secreto de EE.UU., y en estos momentos, no hay pruebas de que nuestros sistemas estén comprometidos, o de que hubo algún acceso no autorizado a los datos en cuestión", dijo PwC en la nota.

Romney, que hizo su fortuna en la empresa Bain Capital, ha sido objeto de ataques de los demócratas por no divulgar más documentos relacionados con sus declaraciones de impuestos, más allá de lo requerido por la ley.

El Servicio Secreto, por ley, ofrece protección y seguridad a los principales candidatos a la presidencia y vicepresidencia de Estados Unidos, 120 días antes de los comicios presidenciales.