El primer ministro canadiense, Stephen Harper, afirmó hoy que el triunfo del soberanista Partido Quebequés (PQ) en las elecciones del martes en la provincia de Québec significa que se votó por el cambio, no por la independencia.

El PQ, un partido que defiende la soberanía de Québec, al margen de Canadá, se hizo con una exigua victoria al derrotar por una diferencia mínima al federalista Partido Liberal de Québec (PLQ), que se había mantenido en el poder desde 2003.

En ese sentido, Harper aseguró hoy en Vancouver que "la gente de Québec votó por el cambio".

Es "bastante claro que se les negó (al PQ) cualquier clase de mandato para buscar la separación de Québec o la división del país", añadió el primer ministro.

"Así es como lo interpretamos y como el Gobierno de Québec se verá forzado a interpretarlo", terminó señalando.

Estos comicios, en los que los quebequeses eligieron a los 125 diputados del parlamento provincial, que decide el Gobierno regional, generaron ansiedad en Canadá ante el temor de que una amplia victoria del PQ iniciara el mecanismo para una nueva consulta independentista que desequilibrara el país.

Tras las elecciones, el PQ obtuvo 54 de los 125 escaños del parlamento provincial, mientras que el PLQ consiguió 50. El resto están divididos entre el nacionalista conservador Coalición para el Avance de Québec (CAQ), con 19 escaños, y el separatista de izquierdas Québec Solidario (QS), con 2.

La líder del PQ, Pauline Marois, afirmó durante la celebración de la victoria de su partido en la noche del martes que tiene "la firme convicción de que Québec necesita convertirse en un país soberano".

A pesar de la escasa distancia de resultados del PQ y el PLQ, Marois se convertirá en la primera mujer en la historia de Québec al frente del ejecutivo provincial ya que la tradición electoral canadiense excluye coaliciones de gobierno y garantiza que el partido con más diputados es el encargado de formar el Gobierno.

El discurso del martes de Marois fue interrumpido por un individuo que realizó varios disparos en una de las puertas del local en el que el PQ celebraba la victoria electoral, causando la muerte a una persona y heridas de gravedad a otra.

El presunto autor de los disparos, Richard Henry Bain, de 62 años de edad, gritó poco después de su detención que "los anglos están despertando" lo que podría señalar la motivación política del crimen.

Marois también ha declarado que formará un Gobierno "soberanista" que pedirá rápidamente a Ottawa un aumento de competencias.