El nuevo presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, de visita en Sudáfrica, ofreció hoy apoyo a los países en crisis de la zona euro, pero advirtió que el cometido de la entidad que dirige es ofrecer asesoramiento técnico.

"El BM cuenta con magníficos expertos que pueden ayudar a estos países. Les ofrecemos asesoramiento técnico, pero nuestro papel no es desembolsar grandes cantidades de dinero en Europa", afirmó hoy Kim, en referencia a la crisis de deuda de los países de la zona euro y el estancamiento económico de la región.

"Estoy seguro de que los países en crisis de la Unión Europea pueden beneficiarse de nuestra experiencia en ámbitos como el gasto social o la mejora del contexto empresarial y económico", añadió el presidente del BM.

Kim compareció en una rueda de prensa en Pretoria junto al ministro de Finanzas de Sudáfrica, Pravin Gordhan, y el vicepresidente del BM para África, Makhtar Diop, en su primer viaje fuera de Estados Unidos desde que, el pasado 1 de julio, fuera elegido presidente del organismo internacional.

"He viajado a África porque este continente es una de mis máximas prioridades", aseguró Kim.

Por su parte, Gordhan se refirió también a la crisis de la zona euro, y aseguró que "dura ya demasiado tiempo".

"No se trata sólo de los bancos o la deuda soberana, sino de cómo devolver el crecimiento a la segunda economía más grande del planeta", afirmó Gordhan, quien agregó que la situación "está llevando a más desempleo y retrasar el crecimiento y la recuperación a nivel mundial".

"Esperemos que Kim, como doctor que es, encuentre la receta para la crisis del euro, y así volver a incrementar la demanda", añadió el ministro sudafricano de Finanzas.

Kim cierra hoy en Sudáfrica su gira africana, que inició el pasado martes en Costa de Marfil.