Estados Unidos necesita el liderazgo de un presidente "excepcional" como Barack Obama, afirmó hoy el senador John Kerry, quien repasó los logros en política exterior del mandatario y acusó a su rival republicano, Mitt Romney, de falta de experiencia en la materia.

"Una nación excepcional exige el liderazgo de un presidente excepcional. Y ése es el presidente Barack Obama", exclamó Kerry en su discurso ante la Convención Demócrata que se celebra en Charlotte (Carolina del Norte).

El senador por Massachusetts dijo que Obama heredó una situación "de desastre", con una guerra "sin fin" en Irak y otra "de abandono" en Afganistán, las alianzas de EE.UU. "destruidas" y la autoridad moral del país "por los suelos".

Obama "restauró nuestra autoridad moral" y demostró que "un liderazgo global es un imperativo estratégico para Estados Unidos, no un favor que hacemos a otros países", aseguró el excandidato presidencial.

Además, Kerry recordó que el presidente "mantuvo sus promesas": puso fin a la guerra en Irak y ha fijado el camino para la salida de Afganistán "de forma responsable".

Asimismo, "contra la opinión de muchos", consiguió eliminar al líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden.

En esta campaña se trata de Obama frente a Romney, un candidato "extremo" que "carece del criterio y visión vital para el Despacho Oval", explicó el senador, que preside el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

A su juicio, Romney y su candidato a vicepresidente, Paul Ryan, son el tándem "más inexperto en política exterior de las últimas décadas".

"Romney, aquí va un pequeño consejo. Antes de debatir con Barack Obama sobre política exterior, mejor termina el debate contigo mismo", dijo Kerry tras sostener que el candidato republicano ha defendido posiciones contradictorias sobre las guerras de Irak y Afganistán y sobre la intervención en Libia.

"Ningún candidato a la Presidencia falla en medio de una guerra al rendir homenaje a nuestras tropas en el extranjero en su discurso de aceptación", indicó Kerry en alusión a la intervención de Romney la semana pasada en la convención republicana en la que fue nominado oficialmente candidato presidencial.

En ese discurso Romney no hizo ninguna mención a la guerra en Afganistán, lo que ha sido muy criticado por los demócratas.

Obama es un presidente "que está dando nueva vida y verdad a la función indispensable de Estados Unidos en el mundo" y un hombre "que nunca les pedirá a otros hombres y mujeres luchar en una guerra sin un plan para ganar la paz", concluyó el senador.