Menos estadounidenses buscaron prestaciones por desempleo la semana pasada y las empresas privadas aumentaron la contratación en agosto, dos signos alentadores un día antes de que el gobierno emita su informe más reciente sobre el mercado laboral.

Las solicitudes semanales de subsidios por desempleo cayeron en 12.000 a una tasa ajustada estacionalmente de 365.000, informó el jueves el Departamento del Trabajo. El promedio de cuatro semanas, que es un barómetro menos volátil, subió a 371.250.

La empresa proveedora de servicios de nómina ADP informó que los negocios añadieron 201.000 empleos el mes pasado, la cifra más alta reportada desde marzo.

El informe sólo cubre la contratación en el sector privado y excluye las cifras de empleo del gobierno. El informe del Departamento del Trabajo ofrecerá un cuadro más completo. Los dos estudios mostraron más o menos la misma creación de empleos en el sector privado en julio, pero se distanciaron considerablemente en meses anteriores.

Las solicitudes semanales permiten medir el ritmo de despidos. Cuando es sistemáticamente inferior a 375.000, indica que la contratación es lo suficientemente fuerte como para bajar la tasa de desempleo.

"El mercado laboral está mejorando y aunque el ritmo de esa mejora no es fantástico, la dirección es clara", dijo Joel Naroff, presidente de Naroff Economic Advisors, en un correo electrónico a sus clientes.

La caída en el número de solicitudes probablemente no afectará el informe laboral de agosto, que se divulgará el viernes. Los datos de ese informe fueron recopilados hace tres semanas, pero puede mostrar una mejor contratación en septiembre.

Los economistas prevén que las cifras muestren que los empleadores agregaron 135.000 puestos de trabajo el mes pasado, mientras que esperan que la tasa de desempleo permanezca sin cambios, en el 8,3%.

En julio, los empleadores añadieron 163.000 puestos. Fue el mejor mes de contratación desde febrero y una mejora frente al promedio de apenas 73.000 mensuales en el segundo trimestre.

Sin embargo, la economía creció a una tasa anual tibia en el trimestre abril-junio, de 1,7%, debajo de la tasa del 2% en el trimestre enero-marzo y de 4,1% en los últimos tres meses del año pasado.