Concha Buika confiesa que el día que murió Chavela Vargas no pudo llorar. La cantautora afro-española se encontraba en medio de una gira cuando se enteró que su mentora, aquella que un día la llamó "sucesora", se había encaminado hacia otro rumbo, pero ahí mismo se prometió no guardarle luto.

"Yo no siento que a los artistas que hayan jugado al don de la eternidad se les tenga que guardar luto porque ciertamente se marchan, pero se quedan para siempre. Chavela sabía bien para dónde iba, yo la apoyo mucho en esa decisión, así que no sé si sería capaz de llorar su muerte porque sigo sintiendo que ella me acompaña", dijo Buika el jueves a The Associated Press, durante una entrevista realizada en la Ciudad de México.

De La Chamana, Buika aprendió que "la soledad es la mayor de las libertades" y siempre se sintió bendecida por la fortaleza y el amor que le contagiaba. "Chavela nos aconsejaba todo el tiempo, sobre todo a las mujeres que no llevan bien la soledad. Decía que la soledad es el único lugar donde una mujer se podía construir sin necesidad de otros", recordó.

"Ella fue una gran chamana, sobre todo a la hora de hacernos fuertes en esa espera o en ese lugar llamado, el amor a uno mismo. Yo la verdad es que se lo agradeceré toda la vida", dijo la artista de 40 años sobre la legendaria cantante de origen costarricense, fallecida el pasado 5 de agosto en México a causa de un paro respiratorio.

En 2010, cuando Chavela Vargas cumplió 90 años, Buika le regaló un disco homenaje que tituló "El último trago" y que grabó acompañada del pianista cubano Bebo Valdés. En ese trabajo, la intérprete recogió los viejos temas de "La Chamana" y les imprimió su toque de flamenco fusión.

"Uno de los grandes atributos que tenía Chavela era su capacidad como 'persona espejo'. Ella era una gran maga a la hora de hacer que te quitaras la máscara y te miraras frente al espejo. Entonces, curiosamente lo que rechazabas de ti era lo que venía ahora a salvarte. ¡Ella era maravillosa!", afirmó la intérprete de "Mi niña Lola".

La ganadora de un Latin Grammy en 2010 se encontraba en la capital mexicana para hablar sobre su actuación del viernes, en El Plaza Condesa de la Ciudad de México, foro que la recibiría tras el paso de su gira por Sudamérica en agosto, misma que llegará a Estados Unidos, Canadá, Francia y Turquía.