La CIA utilizó la técnica de interrogación conocida como "ahogamiento simulado" a mayor escala de lo que ha reconocido en el pasado, afirmó el jueves Human Rights Watch.

El grupo de defensa de los derechos humanos dijo que ha descubierto evidencia de ese uso más amplio de la controversial técnica, también conocida como "el submarino", en un informe que detalla el brutal tratamiento de los detenidos en cárceles administradas por Estados Unidos en el extranjero después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Los testimonios de dos ex detenidos libios que dijeron que los sometieron a un simulacro de ahogamiento emergen sólo unos días después de que el Departamento de Justicia cerró su investigación sobre el uso de métodos de interrogatorio severos por parte de la CIA. Los investigadores dijeron que no podían demostrar que ningún agente fue más allá de lo autorizado por el gobierno de George W. Bush en el programa de detención y rendición de cuentas de la "guerra contra el terrorismo".

Los nuevos casos de ahogamiento simulado, sin embargo, irían más allá de las tres ocasiones en que la CIA ha reconocido que autorizó esa técnica de interrogación.

Para su informe de 154 páginas, el grupo, con sede en Nueva York, entrevistó a 14 disidentes libios exiliados. Ellos describen abusos sistemáticos mientras estuvieron recluidos en centros de detención administrados por Estados Unidos en Afganistán — algunos hasta por dos años — o en interrogatorios dirigidos por Washington en Pakistán, Marruecos, Tailandia, Sudán y otros lugares antes de que los estadounidenses los entregaran al régimen libio.

El informe también muestra en detalle la estrecha cooperación de Washington con el régimen del ex dictador libio Moamar Gadafi. Opositores islamistas de Gadafi detenidos por Estados Unidos fueron entregados a Libia con pocas "garantías diplomáticas" de que los tratarían adecuadamente, y varios de ellos fueron torturados posteriormente, dijo Human Rights Watch.

"Estados Unidos no sólo le entregó sus enemigos (a Gadafi) en una bandeja de plata, sino que parece que la CIA torturó a muchos de ellos antes", dijo Laura Pitter, asesora de contraterrorismo de Human Rights Watch y autora del informe.

"El alcance de los abusos del gobierno de Bush parece mucho más amplio de lo que se ha reconocido previamente", agregó.

Cuando le preguntaron sobre los nuevos señalamientos de ahogamientos simulados, la portavoz de la CIA Jennifer Youngblood dijo que la agencia "ha reconocido que hay tres casos confirmados" de su uso.

Añadió que no podía hacer comentarios sobre estos señalamientos en particular, pero destacó la decisión del Departamento de Justicia de no hacer acusaciones después de "revisar exhaustivamente el tratamiento de más de 100 detenidos en el período que siguió al 11 de septiembre, incluyendo las denuncias que involucran técnicas de interrogatorio no autorizadas".

El ex presidente George W. Bush, su vicepresidente Dick Cheney y la CIA han dicho que "el submarino" fue utilizado únicamente con tres sospechosos de al-Qaida en instalaciones ocultas de la CIA en Tailandia y Polonia.

La técnica consiste en verter agua en la nariz y la boca de un detenido encapuchado hasta que siente que se está ahogando. Grupos de derechos humanos y algunos funcionarios del gobierno de Barack Obama dicen que ésa y otras técnicas autorizadas por la CIA constituyen tortura, mientras que funcionarios del gobierno de Bush lo niegan.

El gobierno de Barack Obama ordenó el cese de la aplicación del "submarino" y otras duras técnicas de interrogatorio.

____

El reportero de AP Adam Goldman en Washington contribuyó con este despacho.

____

En internet:

http://www.hrw.org/reports/2012/09/05/delivered-enemy-hands