La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, celebró hoy el nuevo programa de compra de deuda anunciado por el Banco Central Europeo (BCE) y anunció que la institución que dirige "está lista para cooperar".

El presidente del BCE, Mario Draghi, presentó hoy el nuevo programa de compra de deuda pública, destinado a ayudar, bajo estrictas condiciones, a los países de la zona euro con problemas de financiación que lo soliciten y pongan en marcha reformas fiscales y estructurales.

El programa, bautizado en inglés "Outright Monetary Transactions (OMT)", da vía libre a la compra de deuda pública de aquellos países de la zona que soliciten la intervención de los fondos de rescate europeos (la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera y el Mecanismo Europeo de Estabilidad) para llevar adelante sus planes de ajuste.

El FMI se declara dispuesto a cooperar en el marco de sus propios programas.

En un comunicado, Lagarde consideró la esperada decisión del BCE "un paso importante" hacia la estabilidad y el crecimiento en la zona euro.

"La aplicación decisiva del nuevo programa de intervención ayudará a reparar la transmisión monetaria y los esfuerzos de los países por lograr una financiación a un coste razonable mientras realizan un ajuste macroeconómico sostenido", añadió la directora gerente.